Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

PRESENTACIÓN DE "LOS DIOSES EN PARÍS"

LA LUZ, LA LIBERTAD

COSAS QUE CREO SÉ HACER CUANDO VIAJO

EL POZO

Me apetece tanto complicarme la vida como vivirla sencillamente. Creo que son dos caras de la misma moneda, o del mismo crustáceo por cambiar de metáfora, por hacerla más orgánica y menos socioeconómica. Y este cambio de metáfora apunta a esa complicación vital de mi deseo a la vez que la une a la sencillez de la observación de lo que le queda a uno a mano. ¿Cómo no preguntarse por el sentido, si lo tuviere, de la existencia? ¿Cómo no disfrutar de los pequeños cambios cotidianos en lo que a uno le rodea o, incluso, de sus repeticiones, ejemplo de lo consuetudinario y proposición del alejamiento de lo banal y repetido? ¿Cómo no estar enfangado en la más pura rutina y dejarse sorprender por lo que de extraordinario tiene una asociación de ideas, un deseo que explota, una inquietud que no tiene nada de unánime, una salida de tono íntima e indiscutible? *** Junto a un pozo sin fondo lleno de agua se produce el consuelo, frente al vértigo infinito que produce la propia expresión “sin fondo”,…

CUERPOS

Alma a quien todo un dios prisión ha sido, venas que humor a tanto fuego han dado, medulas que han gloriosamente ardido, su cuerpo dejará, no su cuidado; serán ceniza, mas tendrá sentido; polvo serán, mas polvo enamorado.
Francisco de Quevedo Amor constante más allá de la muerte

A solas con nosotros mismos, sin compañía, sin reflejos en los que poder mirarnos, podemos mirar nuestras manos, los pies, contemplar nuestro vientre con ese redondo origen de la vida que es el ombligo, el sexo, las piernas que nos sostienen. En cambio, poseemos la incapacidad de mirar, de ver, nuestra posterioridad, el dorso de lo que somos, aquello que mostramos a quien abandonamos y a los lugares de los que nos alejamos. Y además, en lo que se refiere a nuestras facultades, hay algo que tiene una importancia fundamental que permanece oculto a nuestras miradas. Es nuestro propio rostro lo que se nos oculta permanentemente, el rostro se hurta a nuestra visión, quizá para poder verlo reflejado solo en el rostro de o…