Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2014

INVITACIÓN AL PASEO

Pasear es una actividad histórica, es decir, es casi seguro, aunque pueda ser indemostrable, que en la Prehistoria no existía el paseo humano. Pasear supone haber superado el momento de la supervivencia y emplear las capacidades motoras en la recreación de tiempo y espacio, en soledad si así sucede o se desea, en compañía si así se quiere o puede. El paseo es buen símbolo de la capacidad humana de recrear el deseo, de hacer transcurrir la vida sin sentido gracias a la búsqueda por darle un sentido. Pasear es buena compañía del pensamiento, una actividad fisiológica que lo ayuda a encaminarse por alguna senda tan innecesaria como la recorrida por el caminante sin rumbo, el humano felizmente perdido en sus propios pasos y en la aceptación de su unión con el suelo que lo sostiene. Propongo aquí unos cuantos paseos imaginativos que nos permitan tanto seguir apegados a la tierra como despegar en nuestra mente de sus querencias y obligaciones, contra las que luchamos inútilmente.

ENTRE LEYEND…

DESCENDIENDO

La imaginación es un arma poderosa que puede proveernos, a partir de datos conocidos, de unas claves o propuestas que nos ayuden a comprender la vida real, si es que existe, la vida de muchos o la de cada uno de nosotros, y a proporcionarle alguna alternativa. Hoy me propongo imaginar algo en torno a un representativo y gran edificio, como puede ser el Woolworth de Nueva York, con sus 57 plantas y 241 metros de altura, y que acaba de cumplir cien años desde su inauguración. Un edificio que no podría haber existido si no se hubiera inventado el ascensor en el siglo anterior al de su construcción. Podemos imaginar que los ascensores del Woolworth, por decisión del dueño del edificio y para ahorrar gastos, van perdiendo año a año su llegada al último piso, al penúltimo, al anterior, etcétera, hasta que, dado que la mitad inferior del edificio es más ancha que su parte superior, los ascensores públicos solo recorren en vertical la parte ancha y se deja un único elevador, éste de pago, que l…

SUGERENCIAS

¿QUÉ ES EL ARTE? / UNA OBRA DE ARTE

EXISTIR EN PALABRAS

Las piernas de la chica asomaban bajo su vestido de flores. Estaban colocadas junto a la barra del bar de tal forma que parecía que la banqueta en la que ella se apoyaba hubiera sido construida para aderezar la intuida calidez de su piel. Y si no hubiera muebles… La flexibilidad de sus músculos generaba pavor en quien veía acercársele. El tigre es una experiencia ensombrecida por la lentitud de su paso, una forma de caminar que lleva en sí la atractiva posibilidad de convertirse en zarpazo definitivo. Y si no hubiera selvas… Tantas palabras sueltas por los callejones forman ríos inaudibles que trepan cuesta abajo uniéndose en coros murmurantes que alguien quisiera frenar y nadie puede escuchar. Y si no hubiera ventanas… Verdaderas actitudes son las miradas. Cuando se enderezan, como si renacieran a cada momento, sus objetivos despiertan de su sueño, a veces quedan en sueño dentro del sueño. Las miradas entonces se vuelven moribundas y su actividad es triste, quedan prisioneras de su propia …

EL PLACER DE LO HÚMEDO

Hoy quiero compartir brevemente el recuerdo de unas tierras y unas aguas en los confines de Inglaterra, lindando con Escocia. Unos lugares que sirven de retiro estival a muchos británicos y que permiten vivir esos nuevos tiempos y espacios que son la esencia del viaje, de cualquier viaje. Entre los antiguos muros de Adriano y Antonino Pio que se convirtieron, pasado el tiempo del Imperio Romano para el que sirvieron de límite frente a los pueblos pictos, en símbolo del límite a su vez de las duras tierras norteñas, está enclavado el condado de Cumbria cuya capital, Carlisle, es buen ejemplo de tantas pequeñas y poderosas ciudades británicas cargadas de historia y de un presente muy activo. Entre Carlisle y Lancaster, hermoso exponente vivo de las férreas tradiciones inglesas y de sus civilizadas consecuencias, se encuentra Kendal, la pequeña ciudad de la que parten las rutas que recorren el parque natural del Distrito de los Lagos. Pasear por la orilla del río Kent al pie de las ruinas…

BROTAN ECOS