Ir al contenido principal

EXISTIR EN PALABRAS




Las piernas de la chica asomaban bajo su vestido de flores. Estaban colocadas junto a la barra del bar de tal forma que parecía que la banqueta en la que ella se apoyaba hubiera sido construida para aderezar la intuida calidez de su piel.
Y si no hubiera muebles…
La flexibilidad de sus músculos generaba pavor en quien veía acercársele. El tigre es una experiencia ensombrecida por la lentitud de su paso, una forma de caminar que lleva en sí la atractiva posibilidad de convertirse en zarpazo definitivo.
Y si no hubiera selvas…
Tantas palabras sueltas por los callejones forman ríos inaudibles que trepan cuesta abajo uniéndose en coros murmurantes que alguien quisiera frenar y nadie puede escuchar.
Y si no hubiera ventanas…
Verdaderas actitudes son las miradas. Cuando se enderezan, como si renacieran a cada momento, sus objetivos despiertan de su sueño, a veces quedan en sueño dentro del sueño. Las miradas entonces se vuelven moribundas y su actividad es triste, quedan prisioneras de su propia libertad.
Y si no hubiera nadie…
Dios tiene la facultad de mirar sin ver, de escuchar sin oír, de caminar sin moverse, de generar sin crear. Es tan desbordante que lo inventamos continuamente, como si quisiéramos encontrarlo en cualquier esquina, con miedo.
Y si no hubiera espíritu…
La sinceridad es la hipérbole del habla, es la tautología de la honradez, es la falacia de la mentira, es cualquier actitud que clama por ser, como si el existir tuviera sentido.

Comentarios

  1. Magnifico todo… como siempre.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Tras: voy a volver a releer el texto, porque me has dejado sin palabras....no tiene sentido el existir?...un beso

    ResponderEliminar
  3. Y si no hubiera... pero hay.

    Existir parece no tener sentido en este mundo de historia sinsentido. Pero somos cada uno un mundo con su propia evolución, e igual que el universo, obedecemos un orden establecido para continuar nuestro viaje en el tiempo sin que por esto no estemos expuestos de cuando en cuando como cualquier cuerpo celeste a un desastre imprevisto o previsto que acaso sea nuestro final, pero nuestro existir tiene sentido: perennizarnos como especie y evolucionar a la par que el universo. Es por eso que hasta dejar de existir tiene sentido: permitir que lo bueno que es muy ínfimo en comparación con lo malo que aportamos en vida pueda ser rescatado por la generación que nos sucede antes que originemos más desastres en lo setenta u ochenta años que vivimos.
    Esto es lo que sinceramente pienso y me permite respirar sin cargo de conciencia.

    Un abrazo Tras.

    ResponderEliminar
  4. Toda una reflexión sobre el sentido de la vida....

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Eurotopia, por acercarte a compartirlo y disfrutarlo.

    ...y saludos.

    ResponderEliminar
  6. Claro, Agueda, puede que tenga un sentido, pero siempre andamos buscándolo porque no está definido de antemano.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  7. Pensador, aportas un suculento comentario en el que unes el sinsentido del existir con la posibilidad o la afirmación de que tenga sentido. Cada uno de nosotros puede dárselo sabiendo que ese sentido está dirigido por las circunstancias en las que nacemos y la Historia que define de antemano cómo somos.
    Negar el sentido dado del existir puede permitir darle un sentido que no se sabía pudiera tener.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  8. Mark, todos nos situamos, consciente o inconscientemente, entre el posible sentido y el sinsentido del existir.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  9. Y si no hubiera muebles...
    Y si no hubiera selvas...
    Y si no hubiera ventanas...
    Y si no hubiera nada...
    Y si no hubiera espíritu...

    Seríamos libres... pero la libertad no existe como tal, el ser humano vive atrapado en su tiempo y espacio, en sus circustancias y la idea de la libertad nos da miedo, el hombre es esclavo de si mismo. La vida es un sin sentido, vivimos con la angustia de tener que dárselo, por ello creamos reyes y dioses
    que recreamos a través de nuestros ojos infantiles y vidriosos, esos ojos internos.

    Tu escrito, lleno de reflexiones, sensaciones, poesía, me ha encantado, puedo imaginar esas piernas que describes bajo su vestido de flores y sobre todo a ese tigre y su paso lento con su atractiva posibilidad de convertirse en zarpazo definitivo

    ResponderEliminar
  10. Olvidé saludarte Alfonso.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  11. Sí, Aurora, creo que tu enfoque apunta a la realidad de la vida: buscamos un sentido porque no lo tiene, y quizá para ello seguimos invetando y recreando la vida en una pariencia de libertad que está lejos de serlo.

    A mi me encanta que encuentres reflexión, sensación y poesía en mi propuesta porque de esas materias he partido.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  12. Mientras vivamos hay...
    aunque no sé muy bien qué es lo que hay,
    mientras despertemos, sonriamos, lloremos, nos abracemos,
    mientras con la palabra nos hagamos entender,
    mientras con nuestras manos podamos construir algo,
    mientras podamos sentir, algo hay...
    ¿que es efímero? sí,
    ¿que es circunstancial? sí,
    ¿que todo eso que nos ocurre desaparecerá con nosotros? sí,
    tan sólo unos pocos dejarán un rastro de su paso por aquí,
    los demás tan sólo seremos parte de nuevo de la tierra,
    lo que tampoco está tan mal.
    Un beso, Trans.

    ResponderEliminar
  13. Estrella. precioso comentario en forma de poema realista sobre lo que pueda ser eso que hacemos sobre el polvo del camino.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  14. Y si hubiera...
    Si, sinceramente hay y lo has hecho posible.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  15. Inma, muchas gracias por verlo de esa forma.

    ...y saludos.

    ResponderEliminar
  16. Superior. Me encantan estas reflexiones por la mañana cuando la mente está limpia y descansada porque calan mas. Y luego dirán que tenemos la mirada "sucia" creyendo que por mirar unas piernas solo pensamos en lo ùnico.
    Felicidades por el cumple. Y gracias por este regalo que releeré.

    ResponderEliminar
  17. Gracias a ti por todo, y por acercarte y reflexionar con mirada limpia y cabeza despejada.

    ...y saludos.

    ResponderEliminar
  18. Niño!!. La progresión ha sido hacia el interior, muy hacia el interior. Desde las primeras frases (piernas de chica asomando), solícitas ellas, hasta las últimas, te has metido en el espíritu.
    Uffff. ¿Cómo estará tu espíritu?.

    ResponderEliminar
  19. Sí, Blas, hacia el interior y desde ahí, como un volcán, hacia fuera.

    Mi espíritu anda buscando y encontrando y aveces confunde encuentro con búsqueda.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  20. Y si no hubiera muebles...
    Y si no hubiera selvas...
    Y si no hubiera ventanas...
    Y si no hubiera nada...
    Y si no hubiera espíritu...
    ....
    "Siempre habria tus piernas"
    Le dice el tigre de Bengala a la chica del vestido de flores entre un zarpazo y otro.
    Jajaja! Me perdonas, Trans?

    ResponderEliminar
  21. Igoa, no hay nada que perdonar. El buen humor siempre es necesario. Además yo siempre pensé que era posible que el tigre y la chica tuvieran algo que ver.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RECUERDOS DE COLORES

¿LUZ NATURAL?

Una de las particularidades de la especie humana es la pretensión de convertir la luz en iluminación. La oscuridad, de la que huimos, enmarca, gracias a nuestros manejos, unas ansias iluminadas de aquilatar los efluvios del sol que nos conducen por caminos simbólicos con pretensiones de practicidad que abren posibilidades infinitas de estar a cubierto. El deseo, nuestro deseo, queda enmarcado así en una maraña de rayos de color que aparentan ser capaces de reinventar la vida y de negar la muerte, una vocación que parece destino irrenunciable, como si hubiéramos sido elegidos por la estrella que nos ilumina para darle un sentido a sus llamaradas ciegas.

PEQUEÑOS VIAJES A PIE I (en París)