Ir al contenido principal

CAMINO DEL FIN DEL MUNDO





Camino del desierto marroquí, desde Marrakech, uno espera encontrar cómo el paisaje se va volviendo más seco, más inhabitable, menos verde, más duro. Pero viajar consiste en asumir sorpresas constantes y, una vez más, ese camino no es lo que uno espera aunque sí algo que quizá hubiera deseado. La tremenda presencia de los cercanos montes del Atlas alimentan caudalosos ríos que dan vida a múltiples valles y poblaciones llenos de bullicio y actividad humana que, desde hace milenios, han convertido aquella región en un lugar que transforma la dureza en vida. El camino hacia lo que uno pensaba que sería la nada es un todo atractivo, único, pleno e inolvidable.









Comentarios

  1. Preciosas las fotos. Cuando dicen que pocas palabras valen ante una imagen, aciertan de pleno en esta ocasión.
    Me has introducido en el desierto con tus palabras y lo demás lo han hecho tus fotografías y mi imaginación...
    Gracias, siempre es un placer viajar contigo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Estrella, y es un placer para mí viajar contigo, que tu imaginación se abra a esos mundos extraordinarios que parecen lejanos y están casi a un paso.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  3. Y resulta que en fondo
    sólo ha desierto
    donde uno siente
    que abandona los sueños

    Y resulta
    que la arena es
    tiempo en espera
    de sensaciones crecer

    Crecen verdes
    como la esperanza
    después
    de saber que ES


    Mi abraz✴

    ResponderEliminar
  4. Y resulta que en fondo
    sólo ha desierto
    donde uno siente
    que abandona los sueños

    Y resulta
    que la arena es
    tiempo en espera
    de sensaciones crecer

    Crecen verdes
    como la esperanza
    después
    de saber que ES


    Mi abraz✴

    ResponderEliminar
  5. Athenea ¿has estado en el desierto? Tus extraordinarios versos dicen mucho de lo que allí se siente, de la vida que fluye en aquel rincón tan real como soñado.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no, siento que sí.
      Quizás ella~Athenea~ si ha estado hace algún tiempo atrás.

      A veces hay cosas que en la espiral de la sensibilidad se llegan a sentir sin ver ni tocar.

      Un abraz✴ de arena y luz

      Eliminar
    2. Ella seguro que ha estado. La espeiral de la sensibilidad conduce hacia la libertad.

      Gracias y saludos.

      Eliminar
  6. Me parece muy acertado tu comentario sobre Marruecos, much@s se sorprenderían al ver sus "caudalosos ríos y valles". Tus fotografías, como siempre, magníficas. Muchas gracias, espero nos cuentes más cosas de tu viaje. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Sí, Xabier, es una gran sorpresa comprobar allí la presencia y vitalidad del agua, y más en este momento del año que están en plena época seca.
    Las fotografías respionden a unas realidades que de verdad salen allí al paso. Y sí, seguiré contando porque hay muchas facetas de las que hablar.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  8. Fabulosas fotografias y extraordinario viaje, alli donde los sueños se hacen realidad.

    Un saludo Alfonso

    ResponderEliminar
  9. Sí, Aurora, un sueño real, así es aquella región, tan remota y tan cercana.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  10. Maravilloso viaje el tuyo e impresionantes las fotos. Mis felicitaciones por tu trabajo..viajamos con tus ojos.

    ResponderEliminar
  11. Agueda, gracias por tus felicitaciones, me alegra mucho que te haya gustado y a mí me ha gustado mucho eso de que viajes con mis ojos.

    Gracias de nuevo y saludos.

    ResponderEliminar
  12. Era la Naturaleza asi de bella? A veces, bastante frecuente, los fotografos-artistas nos dan una vision que pule la obra del creador. Pareciera que poseen un tercer ojo que les permite atravesar la realidad aparente y descubrir el juego de los DIOSES.

    Esos oasis, me recuerdan alguno del sur de Tunez, de feraz huerta y cantarinas acequias y palmeras cimbreantes, de ninos saltando entre los camellones y burros cargueros.
    Cierto que nos cogen desprevenidos entre los pedregales.
    Y ahora pienso...tan distinto de los "oasis" altiplanicos, donde la vida mineral triunfa.
    Gracias y saludos

    ResponderEliminar
  13. Igoa, tu fértil comentario me llena de recuerdos y sugerencias.

    La primera vez que estuve en el desierto fue en Túnez y alí sí tuve la experiencia de oasis de diverso tipo, pero en Marruecos ha sido muy diferente. En Marruecos, las montañas, las aguas y la cantidad de pueblos hacen que sientas que el desierto se aleja aunque cada vez estés más cerca de él.

    Si mis fotografías se acercan al juego de "los dioses" no es más que una traducción en imagen de la sorpresa que sentí ante aquellas realidades tan fértiles como duras.

    gGracias y más gracias, y saludos.

    ResponderEliminar
  14. Los contrastes del viaje unidos a la sorpresa de lo que uno encuentra alimenta más si cabe la experiencia de viajar. Ah, y buenas fotografías, por cierto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Blas, me alegra que te gusten las fotografías, que son buena muestra de esa experiencia única del viajar.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RECUERDOS DE COLORES

¿LUZ NATURAL?

Una de las particularidades de la especie humana es la pretensión de convertir la luz en iluminación. La oscuridad, de la que huimos, enmarca, gracias a nuestros manejos, unas ansias iluminadas de aquilatar los efluvios del sol que nos conducen por caminos simbólicos con pretensiones de practicidad que abren posibilidades infinitas de estar a cubierto. El deseo, nuestro deseo, queda enmarcado así en una maraña de rayos de color que aparentan ser capaces de reinventar la vida y de negar la muerte, una vocación que parece destino irrenunciable, como si hubiéramos sido elegidos por la estrella que nos ilumina para darle un sentido a sus llamaradas ciegas.

LUGAR