Ir al contenido principal

PREGUNTAS




Tarik tenía ocho años cuando empezó a hacerse preguntas. No se preguntaba por qué se hacía preguntas. Se las hacía continuamente. Había nacido en la misma casa de la Ciudad Roja en la que vivía, en Derb Smara Kandil. Desde allí no le quedaba lejos el colegio ni tenía que andar por los estrechos callejones que tantos de sus compañeros recorrían a diario, aunque le gustaba hacerlo. Algunos días, en lugar de salir desde su callejuela a Sid Abd El Aziz, que le llevaba directamente a la escuela, se metía por los callejones que dando vueltas y revueltas terminaban por asomarse a la plaza en la que se encontraba su colegio.
Tarik se preguntaba por qué por las tardes, cuando volvía del colegio y salía a la calle, siempre que se cruzaba con un extranjero en las calles del zoco le ofrecía llevarle a algún sitio interesante para él por unos dírhams, y si no le hacía caso le pedía algo de dinero. No podía evitarlo, se preguntaba por qué actuaba así, igual que sabía que hacían sus amigos, y continuaba haciéndolo. También se preguntaba por qué su hermano Ahmed ya no iba al colegio, por qué su padre siempre hablaba del padre del rey en lugar de hablar del rey actual, por qué los extranjeros no podían o no querían acudir a rezar a las mezquitas, por qué…
Intentó plantearle sus preguntas a su padre, pero a la primera que le hizo empezó a soltarle uno de sus discursos sobre el padre del rey que no le sacó de ninguna duda. A su madre, la que hacía las mejores kefta que él había probado, no superadas ni por las de la abuela Sofía ni por las de la tía Fátima, sabía que no podía preguntarle, intuía que ella estaba para el cariño dulce lleno de aromas inimitables y no para dar explicaciones. También lo intentó con su hermano Ahmed, pero sus prisas y su inseparable moto, lo primero que se compró en cuanto empezó a trabajar, parecían no permitirle responder aunque siempre tuviera palabras y gestos amables con él. Y con sus hermanas no había nada que hablar.
Pasó el tiempo entre preguntas sin respuesta y vida que fluía como el frescor por los callejones de la medina.
Cuando Tarik empezó a trabajar a los dieciséis años sacando brillo a los suelos del centro comercial que habían abierto al sur de la ciudad, fuera de la medina, el mismo año que él había empezado a hacerse preguntas, él, aquel que fue un niño curioso, ya no buscaba respuestas, solo sabía ver reflejada su imagen en el brillante suelo sin preguntarle nada, sin responder nada.

Comentarios

  1. Cuando estuve en Marrakech ya no se acercaban los niños a "molestar" al turista. Supongo que las autoridades se hicieron eco de la gran queja de los turistas agobiados por tanto crío pidiendo cosas. Y por una parte se agradece, pero por otra nos perdemos esas preguntas de todo niño en cualquier parte al forastero.
    Y teniendo en cuenta que solo los niños y los borrachos dicen la verdad, y borrachos no hay; los turistas nos quedamos sin ese intercambio de información y pareceres que tenía su encanto.
    Mi pregunta es ¿como han conseguido alejarlos del visitante?.

    ResponderEliminar
  2. Que triste que Tarik dejara de preguntar, debido a no haber encontrado respuestas en ningún lugar. Muy tierno relato y muy real.

    Un saludo Alfonso

    ResponderEliminar
  3. Me temo, Carlos, que ha habido alguna actuación de los que mandan allí para evitar eso porque está claro por mi experiencia allí que los habitantes de Marrakech siguen pensando que los visitantes somos una especie de cosa extraña con dinero.
    Sea como sea, a mí me ha encantado relacionarme con ellos aunque partamos de enfoques diferentes.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  4. Aurora, me alegra que lo sientas tierno y real. Es producto de mi experiencia allí y de intentar ponerme de su lado.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta tu relato , me pregunto continuamente cosas y no tengo respuestas, triste, amigo

    ResponderEliminar
  6. Bueno, Mª V, amiga, no siempre es triste no tener respuestas porque lo más importante es hacer preguntas, una pregunta lleva a otra y eso abre un camino que puede conducir a acercarse a la libertad.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  7. Tu Tarik volvera a hacerse preguntas el dia en que encuentre reflejado a su lado en el marmol pulido a la nina Hamina cargada de regalos...
    Preciso sera que encuentre la respuesta adecuada, no la de los "facilitadores" de su barrio.
    Podra Tarik escoger su camino?

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Primero, esta la curiosidad y las preguntas, luego, viene la cruda realidad que no necesita curiosidad ni preguntas, creo yo.

    ResponderEliminar
  9. Igoa, Tarik necesitará respuestas adecuadas, como cada uno de nosotros, y seguir haciéndose preguntas que nunca encontrarán respuesta. Ahí estamos, él y los demás, viviendo y preguntando.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  10. Blas, ante la cruda realidad necesitamos hacernos preguntas para sbrellevarla o, incluso, superarla.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  11. Tarik era un niño despierto, con ansias de conocer, como todos los niños.

    Para él la vida estaba llena de enigmas que no sabía descifrar, quizá se preguntaba por qué no había nacido en el mundo de toda aquella gente que paseaba por la medina. Parecían alegres, felices…

    Él hacía preguntas y obtenía respuestas vagas o ninguna. Hasta que dejó de preguntar y la vida le enseñó, a golpes, que no valía la pena preguntar… Exactamente igual que muchos de nuestros niños.

    Quizá la enseñanza que debemos aprender de tu relato, Trans, es que siempre debemos tener respuestas para que nunca dejen de preguntar y que siempre tengamos preguntas para seguir adelante.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Sí, Estrella, preguntas y más preguntas. Y para los niños siempre respuestas, aunque nunca puedan ser completas, para que continúen preguntando y preguntándose y así puedan construir una vida que sea suya.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  13. Yo he sido, soy y espero seguir siendo Miss Por qué, por qué, porque .....
    Creo que es el suelo sobre el que pisamos, sentimos y vivimos.. Y si bien es cierto que puede volverse espiral de inseguridad y más dudas sin más... Verse reflejado y ni siquiera mirar es tropezar en suelo fragil. Es estar a merced de hielo bajo los pies... Y sentir el calor del sol en la cara... Vivir en un mar que hace aguas.

    Un salud✴

    ResponderEliminar
  14. Sí, Athenea, si queremos vivir una vida completa no podemos dejar de preguntar y preguntarnos, si queremos no tropezar, si queremos ir seguros sobre el hielo que pisamos.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  15. Acabo de leerlo y, de alguna manera, sobrecoge el relato sobre Tarik, Alfonso. Cierto es que poco a poco, a medida que la realidad se hace tristemente evidente, dejamos de comportarnos como niños asombrados, dejamos de formular y formularnos preguntas. Pero siempre caben, siempre se generan, toda la vida, ella misma es una constante interrogación. Saludable escrito, amigo Alfonso.
    Teo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DÉCADA OMINOSA

Se denomina DÉCADA OMINOSA al periodo que va de 1823 a 1833 en España. En ella la restauración de Fernando VII terminó con la constitución de Cádiz y sus impulsos liberales y reformistas, de modernización de una España cada vez más alejada de la evolución política y social del resto de Europa. Es un período que culmina su afán decadente un siglo después con la terrible Guerra Civil y sus tremendas consecuencias.
Estamos terminando en este año triunfal, como diría Franco, la nueva década ominosa, esta vez no solo española sino europea. Entre 2008 y 2017 se ha vivido eso que se ha denominado CRISIS y que en Europa ha consistido, dejando aparte sus números amenazantes y manipuladores, en alejar el potencial igualitario de la democracia cediendo sus virtualidades a corporaciones económicas que imponen su falta de reglas y atajos globalizadores sobre el imperio de la ley de los estados que pretendió y casi logró, tras la Segunda Guerra Mundial, llevar la paz, estabilidad, acercamiento a la …

HISTORIA IMPERSONAL Y MUSICAL

RECUERDOS DE COLORES