Ir al contenido principal

POSTRES




Levanté una esquina de la parda alfombra del deseo y encontré bajo ella el color, era como un polvillo exquisito que quise tocar. De inmediato, la alfombra me envolvió y comenzó el sueño.
***
La tiránica alegría del poder modela miseria. Es la falacia de la no intervención.
***
Cuando se reflexiona, el músculo se carga de vida y la vista percibe nuevos e inútiles colores.
***
Sin habla no habría nadie, sin sueño todos serían muertos.
***
Si el mundo fuera una cesta la compañía de los otros serían los agujeros que dejan entre sí el entretejerse de las fibras que la componen.
***
De rodillas pensaba que el mundo era una fiesta.
***
Visto lo evidente mejor apagar la luz.

Comentarios

  1. Hola, amigo Trans! Pues yo quiero HABLAR y SONAR todos los dias que me quedan de vida.
    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sienta bien el té mientras te leo. Feliz domingo. Mercedes.

    ResponderEliminar
  3. Sí, Igoa, hablar y soñar ante todo lo que podamos y queramos.

    Graacias y saludos.

    ResponderEliminar
  4. Sí, Mercedes, a disfrutar de un buen te y a vivir la vida a fondo sin ninguna ceguera.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Tras: sin habla no habría nadie y sin sueño todos serían muertos....una frase que te hace pensar. Mi hija que hace unos días regresó de Estambul (suele ir varias veces al año) me ha traído un té fraco ((acik cay), junto con la tetera doble que se usa para hacerlo y los vasos para beberlo..está exquisito. Un besito

    ResponderEliminar
  6. Agueda, qué bueno es pensar y sacarle los colores al mundo gracias a ello.

    Y sí, es exquisito poder ir llenando el vaso con ese te maravilloso en una terraza de un parque único frente al mar de Mármara.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  7. "De rodillas pensaba que el mundo era una fiesta."
    "Visto lo evidente mejor apagar la luz."
    Te leo encantada e imagino que disfruto de ese té mientras lo hago.
    Un saludo Alfonso

    ResponderEliminar
  8. Sí, Aurora, es hermoso que un te en un lugar único pueda inspirar y hacer reflexionar.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, Blas, no pretendo sersentencioso, pero a lo mejor lo soy. Unos cuantos aforismos intentan remover lo evidente, como el postre parece rematar y hacer digerir la comida.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿LUZ NATURAL?

Una de las particularidades de la especie humana es la pretensión de convertir la luz en iluminación. La oscuridad, de la que huimos, enmarca, gracias a nuestros manejos, unas ansias iluminadas de aquilatar los efluvios del sol que nos conducen por caminos simbólicos con pretensiones de practicidad que abren posibilidades infinitas de estar a cubierto. El deseo, nuestro deseo, queda enmarcado así en una maraña de rayos de color que aparentan ser capaces de reinventar la vida y de negar la muerte, una vocación que parece destino irrenunciable, como si hubiéramos sido elegidos por la estrella que nos ilumina para darle un sentido a sus llamaradas ciegas.

LA RUEDA SIGUE GIRANDO

Uno cruza medio mundo porque la curiosidad forma parte de lo que uno es o desea ser, porque siempre sintió que su cuerpo, o lo que sea aquello que pueda definirlo a uno, contiene una inquietud infinita que parece poder ser colmada con el acercamiento a lo otro, a cualquier lo otro que le ha llamado a lo largo de su vida y que desea apurar a sabiendas de que sea imposible, de que nunca podrá ser colmado el deseo mientras la muerte se acerca irremisiblemente con su sonrisa amable y atractivamente temible.

En uno de esos lugares a los que uno se acerca por tantas sinrazones como posee la propia evolución del humano y su inquietud creativa o inane, se encuentra con que el sueño que soñó y le impulsó a moverse hacia la lejanía, es un sueño de cercanía que nada tiene que ver con el posible exotismo del lugar al que se desplaza.

El viajero ha tenido la fortuna de mover sus pasos curiosos por las lomas del británico Yorkshire en algún momento pasado de su existencia, de disfru…

AIRE

Desde la ventana de mi habitación contemplaba el París que todos identificamos, esa antigua asociación urbana de civilización, aspiración a la convivencia, algo de belleza racional y un toque de recuerdo de lo natural, todo ello aderezado por el paso del tiempo. Proust no andaba lejos, pero tampoco Monet, ni Gide, ni Van Gogh, ni Céline, ni incluso Ovidio.
Los ojos de hoy saben ver con más precisión difusa que los que se asomaban a aquella ventana, como si la imprecisión de la fotografía reflejara la intensidad del joven maduro que se asomaba a ella y que no le permitía abarcar, aunque sí sentir, todas las implicaciones de aquellas casas y aquel invierno urbano de una ciudad que fue centro del mundo, que lo pretendió, lo consiguió y lo olvidó sin desearlo.
En aquellos ojos había tanta vida que era capaz, sin aspirar a ello, de recuperar la inocencia de la infancia, la capacidad de crecer sin límite y la ceguera ante la muerte segura, invisible entonces.
El sentido del recuerdo eterno que…