Ir al contenido principal

CALLEJUELAS











He perdido muchas veces mi habitual racionalidad paseando por estrechos callejones en pueblos y ciudades, pequeñas calles que ocultan el secreto de su origen y no muestran que exista un fin. Se puede intentar pertenecer a ellos mientras se camina para poder descubrir su secreto o para llegar a la conclusión de que el secreto mismo de la vida, de su permanencia y su inestabilidad se encuentra en la inclinación u horizontalidad de su existencia, la que siempre da vueltas y revueltas.
Los callejones y las callejuelas son como ancianos juguetones que aparentan haber perdido la memoria y conservan, en cambio, en cada grieta, atisbos de lo que fue, de lo que es y de lo que será la propia vida y la que generamos entre todos, los que se asoman a los callejones y los que prefieren negarlos, eso que es la auténtica vida, la que formamos en conjunto por mucho que no paremos de despreciarnos; eso que una mujer tradicional asomaba en su curiosidad a la ventana de la callejuela para poder seguir respirando la vida de los demás con algo que es fácil denominar malicia pero que está punteado, como unos ojos vivarachos, de las motas bondadosas del polvo del camino, del afán de comunicación humana, del roce con vecinos y conocidos por el puro placer de estar juntos, por el puro placer que ocasiona la cercanía de la propia piel con las de otros.
Todo ello, nuestro afán de estar juntos y repelernos, lo semeja muy bien la cercanía de unas paredes y otras de las casas que viven en los callejones y callejuelas, la existencia de los rincones y esquinas que rompen el caminar de quien se adentra por callejas curiosas, antiguas, con vocación de desahucio y permanencia. Las pequeñas calles, su anarquía creativa, muestran con humildad que los caminos siempre están por hacer y que recorrerlos es un destino no escrito que favorece la implicación del humano en su propia y paradójica existencia.









Fotografías tomadas en Perú, Portugal, Paraguay, Italia, Uruguay, Holanda, España, Bolivia, Suiza, Suecia y República Checa.

Comentarios

  1. Vaya pasada de fotografías, tras! me he sentido refrescar por ellas,como gotas de agua muy fría resbalando sobre mi rostro, lejos del calor y la monotonía que se respira aquí y me comunican lo que verdaderamente es la auténtica vida. Tu escrito me sugiere belleza, antigüedad, conservación y mucha humanidad. Te felicito por el partido que sacas de tus viajes.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Aurora, no sabes lo que me alegra que te hayas refrescado con las fotografías. Buscamos en los viajes alejarnos de los caminos trillados y dejar que los lugares nos descubran novedades que a veces no sabemos ver en lo que tenemos cerca. Viajar apasionadamente es una de las posibles felicidades que nos son dadas en la vida.

    Tus sugerencias em han parecido extraordinarias.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  3. Da gusto perderse por esas calles, tras. Pasear por ellas sin prisa, disfrutando de los pequeños detalles. Algunas creo que las he recorrido, las más cercanas. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Sí, Mercedes, casi es necesario perderse por esas calles de Obidos, de Cascais, de Praga, de Roma, de Baeza...

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Me encantan las fotos como a todo el mundo. Esas casas y barrios sin firmas de arquitectos pero humanas y vivas, y si no mirad que plantas y ropa tendida. Y claro me gusta perderme también por los callejones y pensar lo que dices buscando esa imagen como las que retratas. Y mi pregunta es si yo podría vivir en esos callejones estrechos puesto que jamás he tenido la oportunidad. Para fotos si, pero me parecen imposibles para vivir yo. Aunque nunca se sabe. Mira donde estamos cuando eramos felices hace un rato en otra plataforma. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Carlos, bien dices que nunca se sabe. Es posible que vivir en ellos, en los que van quedando, dé una visión de la vida diferente. De hecho, recorrerlos da una visión de la vida muy diferente a la de los barrios nuevos y estandarizados de casi todas las ciudades del mundo.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  7. Tras, he quedado maravillada de esas fotos, esas callejuelas que están en casi todos los pueblos y ciudades y que mucha gente no aprecia en su belleza.
    A mí me gusta mucho callejear, huyo de las grandes avenidas y me adentro en las callejas, donde está la salsa de la vida.
    Me encantan esos laberintos que forman, y que al doblar cada esquina puedas encontrarte una minúscula plazoleta, con cuatro árboles y un banco que aprovechan los enamorados para hacerse arrumacos o los paseantes para reposar los pies cansados...
    Un beso.
    Estrella

    ResponderEliminar
  8. Excelente paseo fotográfico por "esas" calles tan peculiares !

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Estrella, me alegra mucho que hayas disfrutado de la sal de la vida tras cada rincón y esquina de las callejuelas que propongo. En ellas se une el disfrute y el trabajo con toda naturalidad.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  10. Mark, me alegra que vengas a pasearte por estas callejuelas que propongo mientras ellas proponen vida, mucha vida.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  11. Estimado Tras: maravilloso el recorrido por esas callejuelas, callejones y ciudades del mundo. A veces, cuando estamos paseando no nos damos cuenta de su belleza y de su historia. Un beso

    ResponderEliminar
  12. Sí, Agueda, es bueno detenerse un poco para poder disfrutar de cada rincón, aunque estemos de paso. Y hay infinitos rincones en el mundo que merece la pena disfrutar.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Tras.
    No estoy de acuerdo en tu afirmación sobre que "pierdes tu habitual racionalidad", muy al contrario, creo que al captar rincones perdidos te muestras inquieto y racional, meditas sobre la humanidad y sus formas de vida y desarrollo.
    Me gustan las de Praga y las nórdicas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Bueno, Inma, las callejuelas piden un poco de locura y pasión para poder disfrutarlas mientras abren el camino de la reflexión.

    No me extraña que te gusten las que citas porque el centro y el norte de Europa está llena de esas pequeñas maravillas que provienen del pasado.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  15. Ya solo te faltan algunos callejones de OLD DELHI! Tu vision de las callejuelas subyugadora, para esta perseguidora de las voces del pasado.
    Estoy hoy leyendo a Zanon y creo que prefiero perderme en los callejones floridos, para dormir mejor.
    Gracias y saludos

    ResponderEliminar
  16. Sí, Igoa, justo esos me faltan, y buenas ganas tengo de recorrerlos. Me gusta mucho que persigas las voces del pasado. Te acompañaré.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  17. Hola tras…aquí de visita, magnifico como siempre.
    Precisamente este verano he estado unos días en SOS del Rey Católico, uno de esos sitios que solo sales del casco antiguo por el camino más corto el día que te vas…
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Comparto tu pasión por la fotografía, y la pasión también por viajar y sentirme también un poco calle, pared o piedra. Eres un artista, fotgrafía y texto maravillos.

    ResponderEliminar
  19. Euro..., es un placer verte por aquí. Y Sos del Rey Católico es sin duda uno de esos lugares donde los callejones continúan inspirando.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  20. Lita, es una gran alegría poder compartir contigo el sentirse calle, pared o piedra. Me alegra muchísimos que aprecies lo que ofrezco.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RECUERDOS DE COLORES

¿LUZ NATURAL?

Una de las particularidades de la especie humana es la pretensión de convertir la luz en iluminación. La oscuridad, de la que huimos, enmarca, gracias a nuestros manejos, unas ansias iluminadas de aquilatar los efluvios del sol que nos conducen por caminos simbólicos con pretensiones de practicidad que abren posibilidades infinitas de estar a cubierto. El deseo, nuestro deseo, queda enmarcado así en una maraña de rayos de color que aparentan ser capaces de reinventar la vida y de negar la muerte, una vocación que parece destino irrenunciable, como si hubiéramos sido elegidos por la estrella que nos ilumina para darle un sentido a sus llamaradas ciegas.

LUGAR