Ir al contenido principal

EXPERIENCIA HÚMEDA



La primavera no surge en todos los lugares al mismo tiempo, y uno agradece tanto esa falta de orden, o el orden supino y natural que refleja esa realidad, que no puede por menos que dedicarle unas palabras mientras recuerda un paseo que dio por una comarca del centro de la Península Ibérica que se conserva casi igual que hace décadas, con su ruralidad casi intacta y nada impostada, con su belleza escasamente fulgurante aunque sencillamente serena, hija de la variedad orográfica y del agua.

Hace pocos días había llegado escasamente la primavera a La Alcarria, solo se apreciaba en el brillo del sol, en algunas matas floridas y en el cereal que apuntaba su corto verdor apegado a la tierra, que deseaba espigar pero que aún esperaba para ello a que los árboles que todavía casi no tenían brotes ni hojas comenzaran a verdear, a que las retorcidas encinas comenzaran a brillar con sus duras hojas nuevas, a que los bosques de robles perdieran su aire siniestro e invernal, un tanto romántico, y se reconvirtieran sus ramas en acariciadoras techumbres lobuladas que ofrezcan sus frutos a los animales salvajes que aún recorren los rincones más alejados de la labor del humano. Una labor que ha hecho de esa comarca un lugar que ahora se llama sostenible pero que siempre ha sido sencillamente productivo; una labor humana que arranca a la tierra, gracias al agua escondida entre sus piedras que un día fueron mar, todo tipo de alimentos animales y vegetales.

Frutas, ganado, cereal, caza, miel, hierbas aromáticas… Todo lo que necesitamos para sobrevivir e incluso para vivir, ese pequeño lujo al alcance de cualquiera que tenga oportunidad e imaginación suficientes para dejarse morir un poco cada día mientras intenta depositar algo de amor en lo que recibe y en lo que ofrece, como parece que la tierra humilde y feraz haga con su existencia en lugares como esa comarca, tocada por la renuncia a la espectacularidad y por el ofrecimiento lujoso de lo sencillo.

Comentarios

  1. Excelente viaje (¿dominguero?) a La Alcarria. Si querías emular al nuestro Camino José Cela no lo habrás conseguido -digo yo- pero, al menos, lo has intentado.
    Un abrazo, con 'el ofrecimiento lujoso de lo sencillo'.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. S'i, amigo Blas, fui mas dominguero que Cela, pero tan atento y disfrutativo como deb'ia ser el.

      Muchas gracias y saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

IMPOSIBLE DIVORCIO / La Ignorancia

RECUERDOS INNECESARIAMENTE FELICES

Creo que es momento de repasar algunos de los pequeños y grandes momentos de felicidad que me ha proporcionado este año que termina:
Conocer algo de Rusia, de sus extraños entresijos y de una vida tan peculiar desde mi punto de vista como su alfabeto. Una tierra grandiosa y unas gentes que parecen guardar secretos envueltos en una amabilidad fría que parece provenir de un sótano en el que se ven obligados a esconderse. Y también allí, en San Petersburgo, el lujo se desborda como si el río y los canales a los que se asoma, teme y utiliza, fueran los frágiles cimientos de una forma de vida a la que aspirar y que nunca se realiza salvo en los ritos cantados de las iglesias y en la supervivencia como identidad. Mucho más cerca de mi casa me he encontrado con un lugar que podría parecer el Tíbet y que solo es un fragmento de muro de un pequeño pueblo al pie de unas montañas. Los lugares y las luces pueden hacer que los recuerdos y los anhelos se plieguen como hojas de papel hasta acercar geog…

DRAG'ONES Y MAZMORRAS