Ir al contenido principal

VIVIR, HABITAR






En permanente diálogo con la naturaleza habitamos el mundo. Un diálogo reconocible en los pequeños núcleos poblados por nosotros y aparentemente olvidado en las grandes concentraciones urbanas.

El vivir parece definirnos, pero eso es algo que tenemos en común con el resto de animales y plantas, incluso con los seres inanimados. Nuestro auténtico, único y propio existir se encuentra en el habitar. Habitamos en lugares que transformamos para hacerlos nuestros, como si pudiéramos inventar el espacio y el tiempo. No, no podemos inventar el lugar y la duración pero, en cambio, podemos narrarlos. Pequeños cuentos para pueblos y aldeas, y tremendas narraciones artificiosas, llenas de mitos y combates épicos para las grandes urbes.

A veces, algunas veces, la profundidad y sensibilidad que ofrecen el pequeño cuento, la reflexión no dilatada, o el aforismo, superan a la extensa narración épica adornada de complicación artificiosa que nos abruma con su grandeza y nos anula con su frialdad.

(En la imagen las misteriosas caras de Tiahuanaco, en Bolivia)

Comentarios

  1. Me gustan más los cuentos o relatos cortos que los relatos. Tal vez por lo que dices por la artificiosidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tiene su encanto, amigo Blas, aunque lo que llega, llega.

      Gracias y saludos.

      Eliminar
  2. Es verdad; no nos conformamos con vivir sino que queremos habitar. Me acuerdo de nuesta costumbre de adquirir viviendas por no alquilar. Y no nos sirven cuatro paredes no, tenemos que grabarlas a cincel para dejar la impronta. Los que preferimos movernos en tienda de campaña lo vivimos menos, pero es así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi vamos, amigo Carlos, siguiendo costumbres que no son nuestras y no buscando lo autenticamente nuestro.

      Gracias y saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

IMPOSIBLE DIVORCIO / La Ignorancia

DRAG'ONES Y MAZMORRAS

RECUERDOS INNECESARIAMENTE FELICES

Creo que es momento de repasar algunos de los pequeños y grandes momentos de felicidad que me ha proporcionado este año que termina:
Conocer algo de Rusia, de sus extraños entresijos y de una vida tan peculiar desde mi punto de vista como su alfabeto. Una tierra grandiosa y unas gentes que parecen guardar secretos envueltos en una amabilidad fría que parece provenir de un sótano en el que se ven obligados a esconderse. Y también allí, en San Petersburgo, el lujo se desborda como si el río y los canales a los que se asoma, teme y utiliza, fueran los frágiles cimientos de una forma de vida a la que aspirar y que nunca se realiza salvo en los ritos cantados de las iglesias y en la supervivencia como identidad. Mucho más cerca de mi casa me he encontrado con un lugar que podría parecer el Tíbet y que solo es un fragmento de muro de un pequeño pueblo al pie de unas montañas. Los lugares y las luces pueden hacer que los recuerdos y los anhelos se plieguen como hojas de papel hasta acercar geog…