Ir al contenido principal

COLORES




Los que tenemos la fortuna de ver somos alcanzados por forma y color de una forma inseparable, pero el color tiene una potencia que la forma, con su delimitación aparente,  no llega a disuadir. El color parece apuntar a unas capacidades más allá de la supervivencia, esas capacidades que un día se llamaron espirituales y que hoy se podrían denominar más humanas que económicas. El color no describe, no limita, alimenta la parte que es pura visión, quiere a la sensibilidad y es capaz de negar el tacto. El blanco, la luz pura, es la suma de todos los colores. El negro, la negación de la luz, también lo es. ¿Quién puede desentrañar esa enigmática paradoja? Cada color, cada reflejo del sol o la luna en el agua, cada brillo de la piel del amado o de la amada, cada hoja viva o muerta, cada mancha del animal, cada despertar con su apertura del párpado a la luz, cada molécula visible brillando en las diferentes horas del día o de la noche... Cada partícula de color desentraña la paradoja y se nos ofrece en todo aquello que tocamos con la mirada aunque haya algo más, siempre algo más, que el arte, incluso el más representativo de una función social, se ha encargado de crear y recrear para avisarnos de que nuestra visión tiene potencias infinitas gracias al color y a las sugerencias que es capaz de provocar en su simbolización.
El color fue aviso y es hoy pura recreación. Aún seguimos catalogando en nuestro afán descriptivo los infinitos matices de verde que existen en la naturaleza, desde el liquen con su verdor aún gris hasta el verde profundo y húmedo del rincón más oscuro de una selva lluviosa, un verde con vocación de negro. Cada color es capaz de convocar a otro que parece no tener nada que ver con él. El verde y el rojo se relacionan de esa forma; cuando algo es verde nuestro pensamiento más íntimo está llamando al rojo; cuando algo es rojo el verde parece estar a punto de brotar hasta la inundación de nuestra retina.
Crecemos jugando con el color mientras el color juega con nosotros. Nos miramos en los ojos grises del abuelo y soñamos con los azules que son el marco de los monstruos y las hadas que forman las nubes.
Ya crecidos, nos cubrimos de colores para apartarnos del calor o del frío, como si el jugueteo de la luz con las telas y pieles que nos protegen y adornan, fuera el talismán de la vida viva.
Y en la muerte nos teñimos de negro o de blanco, llamamos al color al completo, apuntando con esa actitud colorística que solo en ella, en la muerte, reconocemos la inabarcable potencia de la vida, su finitud y su profundidad incomprensible y tan variada como el arco iris de luz que la noche es incapaz de matar a pesar de su noble tenacidad.
El color es como la piel del indemostrable espíritu. Bajo él se accede a las esencias, sin él la vida no tendría límites capaces de contener el desbordamiento molecular de aquello que desconocemos: lo que sea la vida viva, lo que seamos nosotros mientras nos deslumbran las apariencias.













Comentarios

  1. Los colores, tan importantes en la vida que hasta hablan de colorterapia. Cuando uno suele ver tantas veces en gris a traves de la cámara, se rie con esos chismes electrónocos que nos venden, que dicen distinguir millones de colores. Pues mira que bién.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Carlos, la tecnología es engañosa cuando nos propone una superación de nuestra percepción que no nos aporta nada.

      Gracias y saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

IMPOSIBLE DIVORCIO / La Ignorancia

RECUERDOS INNECESARIAMENTE FELICES

Creo que es momento de repasar algunos de los pequeños y grandes momentos de felicidad que me ha proporcionado este año que termina:
Conocer algo de Rusia, de sus extraños entresijos y de una vida tan peculiar desde mi punto de vista como su alfabeto. Una tierra grandiosa y unas gentes que parecen guardar secretos envueltos en una amabilidad fría que parece provenir de un sótano en el que se ven obligados a esconderse. Y también allí, en San Petersburgo, el lujo se desborda como si el río y los canales a los que se asoma, teme y utiliza, fueran los frágiles cimientos de una forma de vida a la que aspirar y que nunca se realiza salvo en los ritos cantados de las iglesias y en la supervivencia como identidad. Mucho más cerca de mi casa me he encontrado con un lugar que podría parecer el Tíbet y que solo es un fragmento de muro de un pequeño pueblo al pie de unas montañas. Los lugares y las luces pueden hacer que los recuerdos y los anhelos se plieguen como hojas de papel hasta acercar geog…

DRAG'ONES Y MAZMORRAS