Ir al contenido principal

DESAPARICIONES









Hay un botón en el alcorque de la acacia que sobrevive orgullosa en el cruce de la avenida Tumba Muerto (nadie utiliza desde hace años el nombre del prócer que la denomina oficialmente), la que corta la ciudad de norte a sur, con la estrecha calle Mersa que desciende hasta el mar, hasta desembocar justo en el lugar en que comienza a alzarse el antiguo espigón del puerto que hizo que la ciudad creciera y se desparramara como una marea viva destructora a su pesar y tenaz en su avance imparable.
Un pequeño botón blanco con sus hilos desfibrados, restos quebrados de su antigua pertenencia a una camisa de hombre o una blusa de mujer, a la ropa de una joven o de un adulto, de un niño o de una anciana. Un deshecho tan evocador como improductivo justo frente a la puerta de la antigua panadería que regentaba Doña Emilia, la mujer de Segundo, el pescador desaparecido cuando la juventud de ambos no les permitía ver la realidad que les esperaba.
El botón con sus hilos cargados de melancolía es testigo de la desaparición de la panadería, la heredera de la desaparición del pescador que hizo desaparecer el amor en Doña Emilia y que, ahora, tras su desaparición, va a provocar la aparición en la antigua esquina de un moderno negocio que necesita la aparición, a su vez, de un vado que provocará la desaparición de la orgullosa acacia.
Liberto, el viejo jardinero que compraba el pan en la antigua panadería, recogerá el botón que había perdido su nieto el día anterior, y que las brumas de sus ojos no sabrán esconderle, sin saber el destino de la acacia que él mismo plantó antes de que Doña Emilia se convirtiera en panadera a su pesar, antes de que la esquina que ella animó con los aromas que sabía extraer de las harinas para hacerle la competencia al que para ella era el agrio aroma del mar, pierda el sentido que la propia acacia, el amor perdido de la mujer, el aroma de los bollos y la permanencia del tiempo desteñido y recobrado le proporcionaron y hoy le arrebatan como parte del remolino del cambio que, en todas las esquinas, se detiene un momento, ciego y sordo, sin olfato y dispuesto a arrebatar lo que la permanencia del recuerdo desea aferrar frente al viento que pasa y azota.

Comentarios

  1. "Desaparecido cuando la juventud de ambos no les permitía ver la realidad que les esperaba"
    Es el resumen de una historia, de una vida.
    No podemos ver, sino intuir o creer en un futuro potencial.
    Nos queda escoger entre pasado y presente . y muchas veces nos quedamos con lo que fue no con lo que es.
    A veces desaparecemos, excepto para aquel que sabe ver...

    Un abraz❇

    ResponderEliminar
  2. Sí, Athenea, a veces algunas vidas se resumen en un solo hecho. Podría no ser así y sería bueno que no lo fuera, sobre todo si el hecho es negativo.

    Y sí, no desaparezcamos, intentemos saber ver aunque nunca lo consigamos.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  3. Esto debe de ser un fragmento más largo. Estas trabajando en algo?.

    ResponderEliminar
  4. Esto debe de ser un fragmento más largo. Estas trabajando en algo?.

    ResponderEliminar
  5. Blas, es verdad que estoy trabajando en algo, pero este pequeño relato es independiente de ello.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hermosa flor, que no la derriben, ella es conocedora de todas las desapariciones!
    Me encantó tu relato y me alegra que andes trabajando en un proyecto nuevo.

    ( Tu libro " LOS DIOSES EN PARÍS" me está gustando mucho.

    Un saludo Alfonso.

    ResponderEliminar
  7. Aurora, qué alegría volver a verte por aquí.

    Para mí significa algo muy especial que disfrutes con Los dioses en París.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿LUZ NATURAL?

Una de las particularidades de la especie humana es la pretensión de convertir la luz en iluminación. La oscuridad, de la que huimos, enmarca, gracias a nuestros manejos, unas ansias iluminadas de aquilatar los efluvios del sol que nos conducen por caminos simbólicos con pretensiones de practicidad que abren posibilidades infinitas de estar a cubierto. El deseo, nuestro deseo, queda enmarcado así en una maraña de rayos de color que aparentan ser capaces de reinventar la vida y de negar la muerte, una vocación que parece destino irrenunciable, como si hubiéramos sido elegidos por la estrella que nos ilumina para darle un sentido a sus llamaradas ciegas.

LA RUEDA SIGUE GIRANDO

Uno cruza medio mundo porque la curiosidad forma parte de lo que uno es o desea ser, porque siempre sintió que su cuerpo, o lo que sea aquello que pueda definirlo a uno, contiene una inquietud infinita que parece poder ser colmada con el acercamiento a lo otro, a cualquier lo otro que le ha llamado a lo largo de su vida y que desea apurar a sabiendas de que sea imposible, de que nunca podrá ser colmado el deseo mientras la muerte se acerca irremisiblemente con su sonrisa amable y atractivamente temible.

En uno de esos lugares a los que uno se acerca por tantas sinrazones como posee la propia evolución del humano y su inquietud creativa o inane, se encuentra con que el sueño que soñó y le impulsó a moverse hacia la lejanía, es un sueño de cercanía que nada tiene que ver con el posible exotismo del lugar al que se desplaza.

El viajero ha tenido la fortuna de mover sus pasos curiosos por las lomas del británico Yorkshire en algún momento pasado de su existencia, de disfru…

AIRE

Desde la ventana de mi habitación contemplaba el París que todos identificamos, esa antigua asociación urbana de civilización, aspiración a la convivencia, algo de belleza racional y un toque de recuerdo de lo natural, todo ello aderezado por el paso del tiempo. Proust no andaba lejos, pero tampoco Monet, ni Gide, ni Van Gogh, ni Céline, ni incluso Ovidio.
Los ojos de hoy saben ver con más precisión difusa que los que se asomaban a aquella ventana, como si la imprecisión de la fotografía reflejara la intensidad del joven maduro que se asomaba a ella y que no le permitía abarcar, aunque sí sentir, todas las implicaciones de aquellas casas y aquel invierno urbano de una ciudad que fue centro del mundo, que lo pretendió, lo consiguió y lo olvidó sin desearlo.
En aquellos ojos había tanta vida que era capaz, sin aspirar a ello, de recuperar la inocencia de la infancia, la capacidad de crecer sin límite y la ceguera ante la muerte segura, invisible entonces.
El sentido del recuerdo eterno que…