Ir al contenido principal

EL COLOR



Los que tenemos la fortuna de ver somos alcanzados por forma y color de una forma inseparable, pero el color tiene una potencia que la forma, con su delimitación aparente,  no llega a disuadir. El color parece apuntar a unas capacidades más allá de la supervivencia, esas capacidades que un día se llamaron espirituales y que hoy se podrían denominar más humanas que económicas. El color no describe, no limita, alimenta la parte que es pura visión, quiere a la sensibilidad y es capaz de negar el tacto. El blanco, la luz pura, es la suma de todos los colores. El negro, la negación de la luz, también lo es. ¿Quién puede desentrañar esa enigmática paradoja? Cada color, cada reflejo del sol o la luna en el agua, cada brillo de la piel del amado o de la amada, cada hoja viva o muerta, cada mancha del animal, cada despertar con su apertura del párpado a la luz, cada molécula visible brillando en las diferentes horas del día o de la noche... Cada partícula de color desentraña la paradoja y se nos ofrece en todo aquello que tocamos con la mirada aunque haya algo más, siempre algo más, que el arte, incluso el más representativo de una función social, se ha encargado de crear y recrear para avisarnos de que nuestra visión tiene potencias infinitas gracias al color y a las sugerencias que es capaz de provocar en su simbolización.
El color fue aviso y es hoy pura recreación. Aún seguimos catalogando en nuestro afán descriptivo los infinitos matices de verde que existen en la naturaleza, desde el liquen con su verdor aún gris hasta el verde profundo y húmedo del rincón más oscuro de una selva lluviosa, un verde con vocación de negro. Cada color es capaz de convocar a otro que parece no tener nada que ver con él. El verde y el rojo se relacionan de esa forma; cuando algo es verde nuestro pensamiento más íntimo está llamando al rojo; cuando algo es rojo el verde parece estar a punto de brotar hasta la inundación de nuestra retina.
Crecemos jugando con el color mientras el color juega con nosotros. Nos miramos en los ojos grises del abuelo y soñamos con los azules que son el marco de los monstruos y las hadas que forman las nubes.
Ya crecidos, nos cubrimos de colores para apartarnos del calor o del frío, como si el jugueteo de la luz con las telas y pieles que nos protegen y adornan, fuera el talismán de la vida viva.
Y en la muerte nos teñimos de negro o de blanco, llamamos al color al completo, apuntando con esa actitud colorística que solo en ella, en la muerte, reconocemos la inabarcable potencia de la vida, su finitud y su profundidad incomprensible y tan variada como el arco iris de luz que la noche es incapaz de matar a pesar de su noble tenacidad.
El color es como la piel del indemostrable espíritu. Bajo él se accede a las esencias, sin él la vida no tendría límites capaces de contener el desbordamiento molecular de aquello que desconocemos: lo que sea la vida viva, lo que seamos nosotros mientras nos deslumbran las apariencias.
 

Comentarios

  1. Los colores
    hacen sentir
    sin tocar

    hacen imaginar
    sin esforzar-se

    Los colores son
    guardinaes de algo

    ... Que es y está
    en nosotros


    Y entre colores vivivimos
    aunque no siempre sentimos
    que nuestro color está

    Quizás solo el tiempo
    a base de vueltas y mezcla

    ... Lo logrará



    ResponderEliminar
  2. A la vida la llenamos de colores; la muerte, en blanco y negro. Si, si. Una realidad, o eso creo yo.

    ResponderEliminar
  3. Resplandeciente ensayo de colores, ¡magnífico! gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Athenea, me ha encantado compartir contigo los "guardianes de algo... Que es y está entre nosotros". No sabes cómo me alegra leer ese poema.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Blas, compartimos eso que crees y es estupendo poder hacerlo.

    Grcias y saludos.

    ResponderEliminar
  6. Xabier, me alegra mucho compartirlo contigo y que lo aprecies.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  7. El color es fuente de vida, no entendería la vida sin el color. Nuestra vida está hecha de color.
    Magnífica descripción del color.

    Un saludo Alfonso

    ResponderEliminar
  8. El color es vida, es energía, es alegría, es ilusión... Cuando me enfrento a algo muy importante para mí, me visto de color vivo, es como una resurrección. Mi casa está llena de color, ya son suficientes mis pensamientos, muchas veces oscuros como la noche, como para rodearme de oscuridad...
    Me ha encantado, Trans, como esa puerta que parece estar invitándonos a pasar para darnos un baño energizante de color.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Sí, Aurora, el color es la realidad de la vida y su espléndido símbolo.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  10. Estrella, parece que te definen pensamiento soscuros y colores vivos. La vida es tam variada como los colores y es bueno que aceptemos su invitación, como la de la puerta a que te refieres.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  11. Los colores tienen un efecto positivo o negativo en nuestro estado de ánimo. Está claro que según nuestra vivencia personal así modificamos la percepción de cada color.
    Magnífico trabajo…y preciosa puerta.

    ResponderEliminar
  12. Así es, Agueda, los colores juegan con nosotros y nosotros jugamos con ellos. Toda una historia de ida y vuelta.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  13. Esta puerta tuya se parece a las que veo en mi callejear cotidiano. Y pensar que en los anos de mi juventud racionalista detestaba esa mezcla de colores y dibujos que catalogaba de "churrigueresco"...solo el negro, el beige, el azul marino, el gris...esos colores que ahora catalogaria como muertos, me parecian dignos de lucir.
    Sera la influencia de este pais, paraiso de los colores o que me voy acercando a los colores mas puros... Sera.
    Profunda tu reflexion.
    Gracias

    ResponderEliminar
  14. Sí, Igoa, crecemos y maduramos, nunca como se nos dice, sino de esa forma tan personal, tan intransferible, y tan parecida a la de otros que, al descubrirlo, nos hace madurara aún más.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿LUZ NATURAL?

Una de las particularidades de la especie humana es la pretensión de convertir la luz en iluminación. La oscuridad, de la que huimos, enmarca, gracias a nuestros manejos, unas ansias iluminadas de aquilatar los efluvios del sol que nos conducen por caminos simbólicos con pretensiones de practicidad que abren posibilidades infinitas de estar a cubierto. El deseo, nuestro deseo, queda enmarcado así en una maraña de rayos de color que aparentan ser capaces de reinventar la vida y de negar la muerte, una vocación que parece destino irrenunciable, como si hubiéramos sido elegidos por la estrella que nos ilumina para darle un sentido a sus llamaradas ciegas.

LA RUEDA SIGUE GIRANDO

Uno cruza medio mundo porque la curiosidad forma parte de lo que uno es o desea ser, porque siempre sintió que su cuerpo, o lo que sea aquello que pueda definirlo a uno, contiene una inquietud infinita que parece poder ser colmada con el acercamiento a lo otro, a cualquier lo otro que le ha llamado a lo largo de su vida y que desea apurar a sabiendas de que sea imposible, de que nunca podrá ser colmado el deseo mientras la muerte se acerca irremisiblemente con su sonrisa amable y atractivamente temible.

En uno de esos lugares a los que uno se acerca por tantas sinrazones como posee la propia evolución del humano y su inquietud creativa o inane, se encuentra con que el sueño que soñó y le impulsó a moverse hacia la lejanía, es un sueño de cercanía que nada tiene que ver con el posible exotismo del lugar al que se desplaza.

El viajero ha tenido la fortuna de mover sus pasos curiosos por las lomas del británico Yorkshire en algún momento pasado de su existencia, de disfru…

AIRE

Desde la ventana de mi habitación contemplaba el París que todos identificamos, esa antigua asociación urbana de civilización, aspiración a la convivencia, algo de belleza racional y un toque de recuerdo de lo natural, todo ello aderezado por el paso del tiempo. Proust no andaba lejos, pero tampoco Monet, ni Gide, ni Van Gogh, ni Céline, ni incluso Ovidio.
Los ojos de hoy saben ver con más precisión difusa que los que se asomaban a aquella ventana, como si la imprecisión de la fotografía reflejara la intensidad del joven maduro que se asomaba a ella y que no le permitía abarcar, aunque sí sentir, todas las implicaciones de aquellas casas y aquel invierno urbano de una ciudad que fue centro del mundo, que lo pretendió, lo consiguió y lo olvidó sin desearlo.
En aquellos ojos había tanta vida que era capaz, sin aspirar a ello, de recuperar la inocencia de la infancia, la capacidad de crecer sin límite y la ceguera ante la muerte segura, invisible entonces.
El sentido del recuerdo eterno que…