Ir al contenido principal

FRONTERA Y ELEGANCIA



Viajar a Estonia, y desde ese extremo de Europa acercarse a Rusia por tierra, supone toda una experiencia, un enfrentamiento a una realidad compleja actual y un acercamiento a una historia complicada de fronteras y cambios políticos, económicos, culturales, lingüísticos y sociales.
Llegar a cruzar la frontera, en su burocrática lentitud, que separa lo que hoy es el límite de la Unión Europea con Rusia muestra algo que parece olvidado en el interior de Europa: la separación artificial de tierras que parecen tener la vocación de mantenerse unidas. Una vocación rota por la historia de los humanos que las habitan.
En el caso del río Narva y la ciudad del mismo nombre, que separan o unen a la pequeña Estonia con la desbordante Rusia, se aprecia viendo las fortalezas medievales rusa y danesa a ambos lados del río, que esa frontera siempre fue lugar de enfrentamiento, como hoy es lugar de confrontación entre formas de vida herederas de una convulsa historia.
Estonia es un pequeño territorio que a lo largo de los siglos ha sido dominado por daneses, alemanes, suecos y rusos y cuya independencia inicial se produjo en 1918. Una independencia perdida en 1940 debido al nazismo y la guerra y, posteriormente, a la Rusia soviética. Una independencia recuperada con orgullo en 1991 y fuertemente protegida y subrayada en el río y la ciudad de Narva.
La naturaleza, a ambos lados del río, continúa sin entender nada de fronteras. Pequeños fragmentos de bosques de coníferas se extienden en ambos países recordando que estamos en los confines occidentales de ese bosque único en el mundo que es la taiga siberiana y americana. Un bosque fragmentado continuamente por la existencia de granjas que rompen el verdor profundo y veraniego de esa tierra báltica y boreal.
Y para terminar, un contraste con los problemas fronterizos. La imagen está tomada a las once de la noche con luz natural en Tallin. Las noches blancas del Báltico son uno de esos fenómenos naturales llenos de elegancia que se reparten por el mundo y que parecen mostrarnos facetas de la belleza siempre por descubrir.
 

Comentarios

  1. Hay pasos que suponen un abismo emocional, y los abismos no necesariamente suponen algo mal+o
    En ellos nos descubrimos, reinventamos. En ellos somos conscientes de lo que nos hace mover el Alma y seguir luchando.

    Mi abrazo

    ResponderEliminar
  2. La madre que parió a las fronteras. Seguimos en la caverna y peleandonos en la linde estilo cavernícola. Es como medirse por el alcance de la pedrada.
    Me recuera el cuento actual de los drones en el Catastro, cuando la que manda sigue siendo la "Vieja del visillo" jajaja. Lo del blanco nocturno, lo miraré mas despacio porque es curioso lo que puede dar de si en fotografía. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Athenea, es una gran alegría el reencuentro.

    Seguiremos luchando ante cualquier abismo, hay demasiados. Intentar cruzar los que se puede es una gran experiencia.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  4. Así seguimos, Carlos. El mundo se complica y está muy bien comunicado pero seguimos con muchas de las viejas limitaciones.

    Y las noches blancas ofrecen una luz única.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Lo de las elegantes noches blancas será una forma de compensar los días negros?
    Veo, con alegría, que ya comienzas a regalarnos con imágenes e historias de tu viaje. Gracias, Alfonso. Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
  6. Seguro que compensa, Miguel.

    Me encanta que compartas los recuerdos y experiencias que traigo del Báltico.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, pues aqui estamos! Tu de los frios friisimos y yo de la pura marmita y la "PURA VIDA", que dicen los costarricenses. Y loes, al menos para algunos...
    Muy acertadas esta reflexiones sobre espiritu de posesion y division de los humanos
    No defienden los animales el suyo con sana?
    No andamos muy lejos, solo que los instrumentos estan ya muy perfeccionados.
    Tu muestranos esas maravillas que te has traido. Que gocemos de tanta belleza!
    Un abrazo de bienvenida.

    ResponderEliminar
  8. Igoa, abrazo de bienvenida y bien hallada para ti, después de mucho tiempo sin "verte" por estos lares.

    Me parece que los animales con su fslta de instrumentos están más sanos que nosotros.

    Espero gozar pronto con tus crónicas de la "puea vida".

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  9. Esta claro que las fronteras son humanas porque no es lo mismo que el territorio que establecen los los animales. Un abrazo. Buen viaje te has pegado.

    ResponderEliminar
  10. Sí, Blas, siempre los problemas territoriales que hemos tecnificado frente a los animales.

    Un buen viaje, desde luego, que seguiré contando. Algún día me acercaré a "tu" Méjico.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿LUZ NATURAL?

Una de las particularidades de la especie humana es la pretensión de convertir la luz en iluminación. La oscuridad, de la que huimos, enmarca, gracias a nuestros manejos, unas ansias iluminadas de aquilatar los efluvios del sol que nos conducen por caminos simbólicos con pretensiones de practicidad que abren posibilidades infinitas de estar a cubierto. El deseo, nuestro deseo, queda enmarcado así en una maraña de rayos de color que aparentan ser capaces de reinventar la vida y de negar la muerte, una vocación que parece destino irrenunciable, como si hubiéramos sido elegidos por la estrella que nos ilumina para darle un sentido a sus llamaradas ciegas.

LA RUEDA SIGUE GIRANDO

Uno cruza medio mundo porque la curiosidad forma parte de lo que uno es o desea ser, porque siempre sintió que su cuerpo, o lo que sea aquello que pueda definirlo a uno, contiene una inquietud infinita que parece poder ser colmada con el acercamiento a lo otro, a cualquier lo otro que le ha llamado a lo largo de su vida y que desea apurar a sabiendas de que sea imposible, de que nunca podrá ser colmado el deseo mientras la muerte se acerca irremisiblemente con su sonrisa amable y atractivamente temible.

En uno de esos lugares a los que uno se acerca por tantas sinrazones como posee la propia evolución del humano y su inquietud creativa o inane, se encuentra con que el sueño que soñó y le impulsó a moverse hacia la lejanía, es un sueño de cercanía que nada tiene que ver con el posible exotismo del lugar al que se desplaza.

El viajero ha tenido la fortuna de mover sus pasos curiosos por las lomas del británico Yorkshire en algún momento pasado de su existencia, de disfru…

AIRE

Desde la ventana de mi habitación contemplaba el París que todos identificamos, esa antigua asociación urbana de civilización, aspiración a la convivencia, algo de belleza racional y un toque de recuerdo de lo natural, todo ello aderezado por el paso del tiempo. Proust no andaba lejos, pero tampoco Monet, ni Gide, ni Van Gogh, ni Céline, ni incluso Ovidio.
Los ojos de hoy saben ver con más precisión difusa que los que se asomaban a aquella ventana, como si la imprecisión de la fotografía reflejara la intensidad del joven maduro que se asomaba a ella y que no le permitía abarcar, aunque sí sentir, todas las implicaciones de aquellas casas y aquel invierno urbano de una ciudad que fue centro del mundo, que lo pretendió, lo consiguió y lo olvidó sin desearlo.
En aquellos ojos había tanta vida que era capaz, sin aspirar a ello, de recuperar la inocencia de la infancia, la capacidad de crecer sin límite y la ceguera ante la muerte segura, invisible entonces.
El sentido del recuerdo eterno que…