Ir al contenido principal

A UN AMIGO




Tener un amigo literario al que no se conoce personalmente es una experiencia que aviva las posibilidades que los humanos tenemos de ser una especie alternativa cuyas relaciones entre los individuos se multiplican hasta extremos que parecen imposibles. Desde hace treinta años mantengo esa relación con John Berger, o con su obra si se quiere ser más preciso.
La relación con los autores cuya obra nos resulta cercana, y de la que nos atrevemos a decir que su valor supera el propio gusto personal para convertirse en obras casi necesarias para la sensibilidad de cualquiera que se acerque a ellas, tiene unas características que varían según la personalidad artística del autor, la del lector y los ofrecimientos que aparecen en sus obras.
En algunos pocos casos, y este es uno de ellos, se produce una amistad literaria difícil de definir y muy fácil de vivir. El lector, yo mismo, pone algo de su parte para que eso ocurra, pero cree que el auténtico protagonista de la amistad, ese que pone más en la relación, es John Berger y sus múltiples obras siempre en busca de la comunicación, sin olvidar nunca la poesía, la de estar vivos y querer convivir, la de celebrar la belleza en un sentido tan amplio e incluyente que genera una nueva poética que, a su vez, parece generar una profunda e íntima relación entre autor, lector y mundo.
Amigo John, quiero recordarte ahora que me has dejado de una forma incongruente puesto que la cercanía de tu obra continuará nuestra amistad, y quiero celebrar ahora y siempre el tener la fortuna de contarte entre mis amigos gracias a tu generosa forma de ofrecer tu personal visión del mundo.

Comentarios

  1. Las letras son una amistad sin receta ni fecha de caducidad.
    Entre lineas rebosa la esencia de la verdadera sensibilidad, esa cercana al alma del paladar.

    Mi abrazo de luz
    Las estrellas ganan ...luz e intensidad

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, amiga Athenea, por tus palabras de amistad llenas de sensibilidad.

    Gracias de nuevo y saludos.

    ResponderEliminar
  3. El recuerdo es bellisimo, como la imagen de infininad en azul.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tu cercanía, amigo Carlos, también lo es.

      Gracias y saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RECUERDOS DE COLORES

¿LUZ NATURAL?

Una de las particularidades de la especie humana es la pretensión de convertir la luz en iluminación. La oscuridad, de la que huimos, enmarca, gracias a nuestros manejos, unas ansias iluminadas de aquilatar los efluvios del sol que nos conducen por caminos simbólicos con pretensiones de practicidad que abren posibilidades infinitas de estar a cubierto. El deseo, nuestro deseo, queda enmarcado así en una maraña de rayos de color que aparentan ser capaces de reinventar la vida y de negar la muerte, una vocación que parece destino irrenunciable, como si hubiéramos sido elegidos por la estrella que nos ilumina para darle un sentido a sus llamaradas ciegas.

LUGAR