Ir al contenido principal

MUSEO (primera parte)


Sala del palacio-museo del Hermitage, San Petersburgo



El Diccionario de Uso del español de María Moliner define la palabra museo como “lugar en que se guardan objetos artísticos o colecciones científicas, convenientemente colocados para que sean examinados”.
Esta cita pretende dar pie a una reflexión subjetiva (¿alguna no lo es?) sobre algo que ha ocupado cierta parte de eso que parece ser mi tiempo y espacio: los museos.
La definición precedente comienza con la palabra lugar, sin adjetivos, lo cual remite a la idea de que pueda ser de cualquier tamaño o condición, abierto o cerrado, público o privado, o con cualquier otra característica. Una afirmación que es corroborada por el hecho de que allí simplemente se guardan, sin saber durante cuánto tiempo, no se conservan o cuidan los objetos pertinentes señalados a continuación. Lo único que restringe el hecho generalizador de guardar es la necesidad de ser colocados de alguna forma que provea el fin de ser examinados. Aquí se abre otro campo, el del examen: tanto podría ser efectuado por unas pocas personas como por la totalidad de la humanidad, por especialistas, por curiosos o por personas poseedoras de alguna prebenda económica, política o social.
Este tipo de definición abierta tiene la virtud de abarcar un amplio espectro de realidades, tanto contemporáneas como pasadas o futuras, en cambio no aquilata el concepto, no lo matiza. Y no trato de echar por tierra el excelente trabajo de María Moliner, sino de dialogar con él. En particular estoy interesado por los lugares en que se guardan objetos artísticos más que por los que contienen colecciones científicas, si bien un conjunto ordenado de objetos artísticos puede dar lugar a conclusiones científicas, ya sea como consecuencia del orden mencionado, del contenido o de la materialidad de los objetos.
La evocadora etimología de la palabra museo, con su referencia a las musas, está cargada de siglos de débito a antiguas culturas. Quizá por ello era un concepto más que un lugar cuando se produjo el inicio del desarrollo actual de los museos, a finales del siglo XVIII.
Hasta entonces se habían reunido los objetos artísticos no de culto en colecciones aristocráticas o monárquicas; circunstancia que se produce desde que la historia del mundo se convirtió, precisamente, en Historia, es decir, en recuerdo de hechos pasados, en intentos de acercamiento a supuestos momentos previos más gloriosos y, sobre todo, a momentos míticos vividos por el humano sin referencia a un paraíso divino, más bien con referencia al posible paraíso de la armonía razonable, al soñado por cualquier persona cultivada, un momento que parece romper la continuidad del tiempo, el Renacimiento, un momento que ha conseguido alcanzar el grado de mito gracias a que su herencia ha fallecido.
El germen de la democracia histórica, en el siglo XVIII, deseó que la herencia artística fuera destinada al mayor número posible de personas, o quizá  sea mejor decir que fuera destinada a un conjunto social amplio puesto que la democracia nunca se ha caracterizado por ocuparse de cada persona. Desde sus inicios los museos provocaron polémica: había quienes pensaban que debían ser destinados al recuerdo de la Historia y había quienes opinaban que debían dar a conocer lo que se estaba produciendo en el momento contemporáneo. Es interesante considerar que dicha polémica se ha mantenido hasta hoy en el centro de las opiniones vertidas en torno a la existencia de los museos, a lo que hay que añadir otra constante de las opiniones sobre los museos que consiste en el respeto casi religioso con el que siempre se les ha tratado (incluido el antirespeto -la otra cara de la misma moneda- promulgado por algunos grupos de vanguardia del siglo pasado). Por otro lado, creo que es importante recordar que el concepto de historia del arte museable de los inicios de los museos abarcaba la presentación de objetos de los momentos considerados clásicos. La referencia valorativa respecto a lo que se debía exponer era una grecia traducida por los romanos. De hecho, los grandes museos tradicionales del mundo en la actualidad son herederos de aquellos conceptos.
(continuará…)

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias, amiga Igoa. esta semana publicaré la continuación.

      Gracias y saludos.

      Eliminar
  2. Siempre he pensado que los museos están demasiado recargados (recuerdo especialmente el del Cairo) pero acabo de estar en uno desangelado en Jakarta, y me llevó a pensar lo contrario (siempre insatisfecho). En todo caso ¡excelentes!, aunque poco visitados por mí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿LUZ NATURAL?

Una de las particularidades de la especie humana es la pretensión de convertir la luz en iluminación. La oscuridad, de la que huimos, enmarca, gracias a nuestros manejos, unas ansias iluminadas de aquilatar los efluvios del sol que nos conducen por caminos simbólicos con pretensiones de practicidad que abren posibilidades infinitas de estar a cubierto. El deseo, nuestro deseo, queda enmarcado así en una maraña de rayos de color que aparentan ser capaces de reinventar la vida y de negar la muerte, una vocación que parece destino irrenunciable, como si hubiéramos sido elegidos por la estrella que nos ilumina para darle un sentido a sus llamaradas ciegas.

LA RUEDA SIGUE GIRANDO

Uno cruza medio mundo porque la curiosidad forma parte de lo que uno es o desea ser, porque siempre sintió que su cuerpo, o lo que sea aquello que pueda definirlo a uno, contiene una inquietud infinita que parece poder ser colmada con el acercamiento a lo otro, a cualquier lo otro que le ha llamado a lo largo de su vida y que desea apurar a sabiendas de que sea imposible, de que nunca podrá ser colmado el deseo mientras la muerte se acerca irremisiblemente con su sonrisa amable y atractivamente temible.

En uno de esos lugares a los que uno se acerca por tantas sinrazones como posee la propia evolución del humano y su inquietud creativa o inane, se encuentra con que el sueño que soñó y le impulsó a moverse hacia la lejanía, es un sueño de cercanía que nada tiene que ver con el posible exotismo del lugar al que se desplaza.

El viajero ha tenido la fortuna de mover sus pasos curiosos por las lomas del británico Yorkshire en algún momento pasado de su existencia, de disfru…

AIRE

Desde la ventana de mi habitación contemplaba el París que todos identificamos, esa antigua asociación urbana de civilización, aspiración a la convivencia, algo de belleza racional y un toque de recuerdo de lo natural, todo ello aderezado por el paso del tiempo. Proust no andaba lejos, pero tampoco Monet, ni Gide, ni Van Gogh, ni Céline, ni incluso Ovidio.
Los ojos de hoy saben ver con más precisión difusa que los que se asomaban a aquella ventana, como si la imprecisión de la fotografía reflejara la intensidad del joven maduro que se asomaba a ella y que no le permitía abarcar, aunque sí sentir, todas las implicaciones de aquellas casas y aquel invierno urbano de una ciudad que fue centro del mundo, que lo pretendió, lo consiguió y lo olvidó sin desearlo.
En aquellos ojos había tanta vida que era capaz, sin aspirar a ello, de recuperar la inocencia de la infancia, la capacidad de crecer sin límite y la ceguera ante la muerte segura, invisible entonces.
El sentido del recuerdo eterno que…