Ir al contenido principal

ANCESTROS

 
 
Una figura de pocos centímetros de altura, una figura surgida de la piedra gracias a unas manos que no sabían ni podían escribir, una figura esculpida hace más de 6000 años que puede provocar en quien la contempla la emoción de ver, de sentir, antes de que fuéramos Historia, el inicio del pensamiento, de la organización social, del arte, de los valores y normas simbólicas que algún día se transformarían en leyes.

No sabemos si en ella hay algo muy nuestro o algo que abandonamos en épocas indescifrables y que somos incapaces de recuperar.

Parece viva.

Comentarios

  1. Extraordianarias formas aunque no me parece viva, a no ser para los ojos de un poeta como tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú ya has demostrado algunas veces, amigo Blas, que hay un poeta asomando por los entresijos de tu insatisfacción. Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿LUZ NATURAL?

Una de las particularidades de la especie humana es la pretensión de convertir la luz en iluminación. La oscuridad, de la que huimos, enmarca, gracias a nuestros manejos, unas ansias iluminadas de aquilatar los efluvios del sol que nos conducen por caminos simbólicos con pretensiones de practicidad que abren posibilidades infinitas de estar a cubierto. El deseo, nuestro deseo, queda enmarcado así en una maraña de rayos de color que aparentan ser capaces de reinventar la vida y de negar la muerte, una vocación que parece destino irrenunciable, como si hubiéramos sido elegidos por la estrella que nos ilumina para darle un sentido a sus llamaradas ciegas.

PEQUEÑOS VIAJES A PIE I (en París)

LA RUEDA SIGUE GIRANDO

Uno cruza medio mundo porque la curiosidad forma parte de lo que uno es o desea ser, porque siempre sintió que su cuerpo, o lo que sea aquello que pueda definirlo a uno, contiene una inquietud infinita que parece poder ser colmada con el acercamiento a lo otro, a cualquier lo otro que le ha llamado a lo largo de su vida y que desea apurar a sabiendas de que sea imposible, de que nunca podrá ser colmado el deseo mientras la muerte se acerca irremisiblemente con su sonrisa amable y atractivamente temible.

En uno de esos lugares a los que uno se acerca por tantas sinrazones como posee la propia evolución del humano y su inquietud creativa o inane, se encuentra con que el sueño que soñó y le impulsó a moverse hacia la lejanía, es un sueño de cercanía que nada tiene que ver con el posible exotismo del lugar al que se desplaza.

El viajero ha tenido la fortuna de mover sus pasos curiosos por las lomas del británico Yorkshire en algún momento pasado de su existencia, de disfru…