Ir al contenido principal

VIDA TRAS LA MUERTE





En pocos meses me ha visitado la muerte de cerca. No, nadie muy cercano a mí ha desaparecido en las honduras del vacío, aunque sí lo han hecho dos personas que eran las parejas de dos mujeres con quienes, en otro tiempo, mantuve un contacto muy estrecho y probé su cercanía dulce y firme.

La muerte les ha arrebatado a ellas la deseada continuidad de sus vidas, y en ambos casos lo ha hecho por sorpresa, cuando aún en sus casas permanecían los retazos de la vida común y de la vida de sus compañeros en plena continuidad y cotidianidad.

Ellas, mujeres extraordinarias y parejas que desearon serlo con toda la exigencia de la construcción de una vida juntos, han empezado a enfrentarse a una novedad que nunca hubieran soñado que se produciría tan pronto, a pesar de décadas de convivencia, ni que sucedería de esa forma sorprendente, sin anuncio de ninguna clase, sin deseo ni opción posible.

La vida sigue con su indisoluble componente de muerte, y como buen símbolo de ello esas mujeres, aún desde su sufrimiento, son capaces de seguir viviendo y construyendo, como si la vida que ellas saben y pueden dar le negara todo el poder a la muerte, ese poder tan necesario para la vida, tan terrible, tan asumible, tan sorprendente y tan extraordinario como la fuerza y la vitalidad triste que ellas emanan.

Se hace necesario aceptar la muerte con sencillez partiendo de que la vida, si no está obligada por la supervivencia, es un entretenimiento que puede adoptar múltiples formas.

Comentarios

  1. La Muerte, "la Pelona", que dicen los mexicanos, es como la muerte anunciada de GGM, todos lo sabemos pero muchos queremos ignorarlo, algunos la aceptan con amargura, otros se rebelan con violencia y, muy pocos la viven como paso obligado a otras existencias desconocidas.

    Yo me rebelo ante la "injusticia suprema" de la presencia del dolor en la descomposicion de este envoltorio material nuestro.
    Me preparo para no aceptarlo pasivamente.
    Gracias amigo por tus reflexiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, amiga Igoa, por la reflexión y por ese enfrentarte a la muerte con rebeldía, como te enfrentas a la vida.

      Eliminar
  2. Interesante reflexión sobre este tema que produce escalofríos. Destaco tu frase: "La vida sigue con su indisoluble componente de muerte".
    Un abrazo, sin pensar en la guillotina-muerte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RECUERDOS DE COLORES

¿LUZ NATURAL?

Una de las particularidades de la especie humana es la pretensión de convertir la luz en iluminación. La oscuridad, de la que huimos, enmarca, gracias a nuestros manejos, unas ansias iluminadas de aquilatar los efluvios del sol que nos conducen por caminos simbólicos con pretensiones de practicidad que abren posibilidades infinitas de estar a cubierto. El deseo, nuestro deseo, queda enmarcado así en una maraña de rayos de color que aparentan ser capaces de reinventar la vida y de negar la muerte, una vocación que parece destino irrenunciable, como si hubiéramos sido elegidos por la estrella que nos ilumina para darle un sentido a sus llamaradas ciegas.

LUGAR