Ir al contenido principal

EL OCASO, LA AURORA




Por muy hermoso que pueda ser un atardecer en Praga, en el Río de la Plata o en el Sahara, el amanecer nos espera como una puerta abierta a cualquier posibilidad que podamos inventar, sirviéndole de alternativa. Su belleza se encuentra en su potencialidad luminosa y en el ofrecimiento que nos hace de seguir caminando, incluso aunque solo sea en círculo.
Y nuestro deseo de luz no se produce para que quede iluminado algo que pertenece al pasado, como en la imagen hoy irrepetible, que ha sido aniquilado cumpliendo el afán destructivo que caracteriza hoy las sociedades humanas y que pretende sustituir el afán de renovación que caracteriza nuestros mejores momentos.


 ¿Cómo diferenciar la aurora del ocaso? Solo podemos hacerlo gracias a nuestra disposición a vivir o a descansar, a olvidar, a recordar y a renovar la vida en su constante cambio y en su permanencia inestable, la que proporciona esos momentos de felicidad que dan sentido al recorrido circular o lineal al que todos nos vemos abocados.

Comentarios

  1. Solo hay un paso del Ocaso a la Aurora.

    Bonitas fotografias Alfonso

    ResponderEliminar
  2. Preciosas imágenes para ilustrar ese circulo de vida que comienza con el amanecer y termina al ocaso. ¿O es al revés?Personalmente prefiero los atardeceres porque son el descanso, sin embargo el amanecer significa mas frío de madrugada y trabajo, y eso cansa. Pero lo bueno es que ambos son vida y son gratis para disfrutar, como hacen tus fotos.

    ResponderEliminar
  3. Sí, Aurora, solo hay un paso y en sus matices está la vida entera.

    Gracias, feliz año y saludos.

    ResponderEliminar
  4. Sí, Carlos, en ese círculo se mueve la vida e incorporarse a ella está lleno de todo lo interesante que puede ocurrir y que podemos hacer que suceda.

    Graacias y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Los sentidos son quienes dan alas al alma y ella hace que sintamos luz u oscuridad en las entrañas.

    Un abraz✴

    ResponderEliminar
  6. Ocaso, atardecer...
    la puerta a la noche, a la soledad,
    a encontrarme con mis sentimientos al denudo,
    el momento de la tristeza y la melancolia
    y con demasiado frecuencia, de las lágrimas.
    Aurora, amanecer...
    la vida de nuevo, el trabajo,
    el olvido sumergiéndose en la vida,
    el tirar hacia adelante, aún sin ganas.
    Y, como cada día, la sonrisa por delante.

    Preciosas fotografías, Tras, gracias por mostrárnoslas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Sí, Athenea, nuestra alma vuela entre luz y oscuridad gracias a los sentidos.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a ti, Estrella, por ese poema realista que llama a la sonrisa ante la vida, venga como vega.

    Gracias de nuevo y saludos.

    ResponderEliminar
  9. El Ocaso, la derrota de las Fuerzas Oscuras
    El Alba, la promesa renovada, la Vida!
    Gracias por tus imagenes
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Igoa, gracias a tí por celebrar la vida conmigo y lo que ofrezco.

    Gracias de nuevo y saludos.

    ResponderEliminar
  11. Yo no sé si me llegaron estas imágenes, estas letras tuyas que las dibujan tan bien, hace un año o no. Pero qué bueno tropezar con estas sensaciones que provocan. Los sentidos se encienden solo con mirarlas, amigo trasin... Un agradecido y fuerte abrazo. Teo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, amigo Teo, te llegarían entonces y es un placer que se enciendan tus sentidos ahora. Muchas gracias.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿LUZ NATURAL?

Una de las particularidades de la especie humana es la pretensión de convertir la luz en iluminación. La oscuridad, de la que huimos, enmarca, gracias a nuestros manejos, unas ansias iluminadas de aquilatar los efluvios del sol que nos conducen por caminos simbólicos con pretensiones de practicidad que abren posibilidades infinitas de estar a cubierto. El deseo, nuestro deseo, queda enmarcado así en una maraña de rayos de color que aparentan ser capaces de reinventar la vida y de negar la muerte, una vocación que parece destino irrenunciable, como si hubiéramos sido elegidos por la estrella que nos ilumina para darle un sentido a sus llamaradas ciegas.

LA RUEDA SIGUE GIRANDO

Uno cruza medio mundo porque la curiosidad forma parte de lo que uno es o desea ser, porque siempre sintió que su cuerpo, o lo que sea aquello que pueda definirlo a uno, contiene una inquietud infinita que parece poder ser colmada con el acercamiento a lo otro, a cualquier lo otro que le ha llamado a lo largo de su vida y que desea apurar a sabiendas de que sea imposible, de que nunca podrá ser colmado el deseo mientras la muerte se acerca irremisiblemente con su sonrisa amable y atractivamente temible.

En uno de esos lugares a los que uno se acerca por tantas sinrazones como posee la propia evolución del humano y su inquietud creativa o inane, se encuentra con que el sueño que soñó y le impulsó a moverse hacia la lejanía, es un sueño de cercanía que nada tiene que ver con el posible exotismo del lugar al que se desplaza.

El viajero ha tenido la fortuna de mover sus pasos curiosos por las lomas del británico Yorkshire en algún momento pasado de su existencia, de disfru…

AIRE

Desde la ventana de mi habitación contemplaba el París que todos identificamos, esa antigua asociación urbana de civilización, aspiración a la convivencia, algo de belleza racional y un toque de recuerdo de lo natural, todo ello aderezado por el paso del tiempo. Proust no andaba lejos, pero tampoco Monet, ni Gide, ni Van Gogh, ni Céline, ni incluso Ovidio.
Los ojos de hoy saben ver con más precisión difusa que los que se asomaban a aquella ventana, como si la imprecisión de la fotografía reflejara la intensidad del joven maduro que se asomaba a ella y que no le permitía abarcar, aunque sí sentir, todas las implicaciones de aquellas casas y aquel invierno urbano de una ciudad que fue centro del mundo, que lo pretendió, lo consiguió y lo olvidó sin desearlo.
En aquellos ojos había tanta vida que era capaz, sin aspirar a ello, de recuperar la inocencia de la infancia, la capacidad de crecer sin límite y la ceguera ante la muerte segura, invisible entonces.
El sentido del recuerdo eterno que…