Ir al contenido principal

RACIÓN DE ABERRACIÓN




Una profesora de profesionales imparte clases de profesionalidad en un curso profesional a personas que profesan una profesión que les ha inducido a acudir a ese curso para aumentar su profesionalismo. Entre los profesionales profesos se encuentra una profesional que presume, para sí misma, de que profesa su profesión profesionalmente gracias a su falta de creencia en la profesión de la profesionalidad. La profesora profesa su profesionalidad con ahínco para conseguir que su profesión aumente el profesionalismo de los profesionales que profesan un alto interés por los cursos de profesionalidad.
La carente profesora carece de varias carencias que surgen de su creencia en la carencia del creer, lo cual encarece las carencias en las que no cree. Carece de ciertas carencias por creer que esas carencias son creencia en la carencia de la ciencia. Encarece la creencia de la ciencia en la carencia del creer. Se enfrenta a la ciencia como carencia de creencia y la ciencia le devuelve su creencia en la creencia de la carencia del creer. Encarece la falta de creencia para que la aparente carencia de creencia en la ciencia fuerce la carencia de la creencia cara a los creyentes que encarecen la ciencia como falta de creencia y provocan un encarecimiento de la ciencia como superadora de la creencia. El encarecimiento de la ciencia frente a la creencia fuerza la creencia de que la creencia no cree en la ciencia, cuando es la ciencia la que cree en la no creencia de la ciencia. La creencia, en lugar de encarecer la creencia de la ciencia se sitúa cara a la ciencia como si esta no estuviera de cara a la creencia. De esta forma la ciencia no tiene que dar la cara como creencia y la creencia pierde la posibilidad de encarecer la ciencia como una creencia más. Dar la cara por la ciencia y la creencia como carentes de carencias es tanto como encarecer la creencia cara a la ciencia o la ciencia cara a la creencia.
La profesora imparte su curso provocando un absoluto  aburrimiento en su público. El susurro con el que se expresa va desgranando términos técnicos que es incapaz de comunicar como conceptos que expresen alguna realidad empírica o espiritual. Posee una falta de seguridad proverbial que delata con su hilo de voz. Los alumnos expresan su descontento en las conversaciones casuales que mantienen entre ellos en los descansos. Como tantas otras veces, la profesional protagonista de esta protohistoria participa en esas conversaciones con evasivas. Ella sabe, al igual que conoce el equivocado enfoque que se daría a sus afirmaciones si las expresara en público, que la profesora podría conseguir comunicar lo que pretende con su discurso si no imitara a los hombres, si su discurso fuera capaz de desarrollarlo de forma femenina, una forma que las mujeres perdieron cuando dejaron de dedicarse a las labores asignadas por el pueblo o la civilización a la que pertenecían y pretendieron dedicarse a las labores de los hombres sin inventar, sin aplicar, a esas labores su ser como mujeres; algo que, quizás, ya nunca pueda ser puesto en marcha por el hecho de que sobre la tierra cada vez se encuentran menos hombres y mujeres, sustituidos con frivolidad y aparente entereza por híbridos fácilmente manipulables. Piensa ella.

Comentarios

  1. ¡Joer!, 'tras...'. Estas de un complicado últimamente que es muy duro seguir tus pasos. Baja un escalón, ¡anda!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Esto me recuerda aquella excusa del estudiante; "eso no lo pone mi libro". Y que solo funcionaba, y a medias, hasta la universidad. Cuando el profe además era el autor del famoso "libro" y ya si que había que aprenderselo al dedillo. Y creo que el trabalenguas sigue vigente.

    ResponderEliminar
  3. Alfonso, hoy por hoy el humano anda perdido, confundido. Su profesionalidad es la suma de lo perfecto y lo mecanico. Todo medido, cronometrado, exacto. Pero yo quien soy? Donde estoy y como me encuentro? Y mi tiempo? Y los mios?

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Bueno, ya sabes, Blas, hay que ofrecer de todo... Pero tendré en cuenta tu "queja".

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Sí, Carlos, demasiados trabalenguas siguen vigentes, y algunos, o muchos, "trabavidas".

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  6. Tus preguntas, Aurora, son mucho más que pertinentes, todos tendríamos que hacerlas y respondernos para conseguir no ir perdidos, ni confundidos.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DÉCADA OMINOSA

Se denomina DÉCADA OMINOSA al periodo que va de 1823 a 1833 en España. En ella la restauración de Fernando VII terminó con la constitución de Cádiz y sus impulsos liberales y reformistas, de modernización de una España cada vez más alejada de la evolución política y social del resto de Europa. Es un período que culmina su afán decadente un siglo después con la terrible Guerra Civil y sus tremendas consecuencias.
Estamos terminando en este año triunfal, como diría Franco, la nueva década ominosa, esta vez no solo española sino europea. Entre 2008 y 2017 se ha vivido eso que se ha denominado CRISIS y que en Europa ha consistido, dejando aparte sus números amenazantes y manipuladores, en alejar el potencial igualitario de la democracia cediendo sus virtualidades a corporaciones económicas que imponen su falta de reglas y atajos globalizadores sobre el imperio de la ley de los estados que pretendió y casi logró, tras la Segunda Guerra Mundial, llevar la paz, estabilidad, acercamiento a la …

RECUERDOS DE COLORES

LUGAR