Ir al contenido principal

COMUNICARSE



Desde que comenzó el año he dedicado parte de mi tiempo a compartir con quien le interese una de mis pasiones, la fotografía, gracias a la existencia de comunidades en la red que permiten hacerlo con personas de cualquier parte del mundo. Está siendo una gran experiencia por lo que supone contemplar lo que produce esa misma pasión en otras personas y lo que sugiere en ellas el producto de la mía.
Resultado de esa agradable experiencia es que uno, sin pretenderlo, llega a conocer lo que más gusta a otros de lo que produce. Una curiosa experiencia esta de la comunicación que pone en valor unas fotografías sobre otras y enseña lo que uno es capaz de comunicar aunque no lo pretenda.
Dejo aquí algunas de las fotografías que más han gustado y que han hecho que yo aprenda y sepa algo más de lo que somos, queremos, apreciamos y disfrutamos quienes nos decidimos a comunicarnos, en este caso a través de la imagen:

Cómo me alegró que esta fotografía, tomada a más de 4300 metros de altura en los Andes peruanos, gustara tanto. Hay que imaginar la altura a la que llegan las montañas retratadas aquella primavera en el hemisferio sur. Y esa alegría proviene de que la hice en uno de los viajes más espectaculares, íntimos, sorprendentes, y me atrevería a decir que gloriosos, de los que he realizado en mi vida. Un recorrido por el noroeste de Bolivia y el sudeste de Perú que me desveló una vez más, esa vez con una intensidad inusitada, la artificialidad de las fronteras tanto en lo que pretenden separar como en lo que pretenden unir. Fue un caminar y un utilizar coche, tren, avión, autobús y barco que dimensionó un pequeño territorio que parecía contener uno de los posibles orígenes del mundo y una actualidad tan dura como vital, tan llena de esperanza como imposible de profetizar su futuro, tan arrolladora en su paz como bullente en su transcurrir, tan alejada de lo que se considera que es el  tiempo en Europa y Norteamérica como tan llena de una historia irrepetible y cargada de serenidad. Algo, todo ello, simbolizado en el lago Titicaca, una maravilla natural y humana que pertenece a dos países sin dejar de ser uno y de ofrendar una diversidad y unas posibilidades abrumadoramente increíbles. Hacia el gran lago del silencio me dirigía desde Cuzco cuando paré para hacer esa foto.

Paseando por una extraordinaria y lluviosa Toledo primaveral cruza uno una de sus calles y ve, a lo lejos, la escena que plasma la foto. El fotógrafo desanda sus pasos intentando superar el respeto y el pudor que le provoca hacer una fotografía sin permiso de sus protagonistas. El resultado es la plasmación de ese paseo bajo la lluvia de unas mujeres cuya apariencia es casi intemporal aunque sean nuestras contemporáneas.

Tras recorrer las empedradas calles de Tuy contemplando la severa hermosura de sus casas, cuestas e iglesias, desciende uno hasta la orilla del río Miño para dirigir sus pasos hacia Valença, en la orilla portuguesa, no menos hermosa y sugerente. El paseo ajardinado junto al río es excepcional en un agradable inicio del otoño y, de esa manera, llega uno hasta el puente internacional que cruza el río que separa dos países desde hace ciento treinta años. La fotografía está hecha en el extremo portugués del puente y quiere reflejar aquel siglo, el XIX, en el que todavía se desconocía que el progreso técnico no es en sí mismo ni continuo ni igualitario, ni conseguiría conducir en un futuro a una mejora generalizada de las condiciones de vida de todos los habitantes del mundo.

Las casas museo suelen tener unas características muy especiales. Podemos disfrutar de la obra del artista que allí vivió en el contexto que él mismo utilizó para elaborar sus creaciones y para ejercer su vitalidad, de la que extrajo todo eso indefinible que nos regala su obra y que solemos denominar arte. La casa de Sorolla en Madrid supone todo un recorrido por el arte y la vida de un artista que hoy no podría ser quien fue. Su casa permanece como testigo de otras vidas que fueron posibles e, incluso, parece regalar al fotógrafo una luminosidad tan única que se empareja con la que reflejan las obras del artista que quiso construir ese rincón madrileño, el que hoy es un oasis de otro tiempo en el desierto de la aglomeración urbana actual.

En una ciudad que quizá obliga, con su excepcionalidad y vitalidad, a ser considerada mágica, es difícil que el cielo tenga una presencia clara junto a la intervención humana que supone su laberíntica existencia. En Marrakech los caprichos del urbanismo, la historia y la curiosidad del fotógrafo permiten aislar esa pareja definitoria de la ciudad, la palmera y el minarete, como si no estuviera imbricada en un enjambre de calles que seducen tanto como impresionan, que ofrecen una vida muy particular mientras exigen la participación del visitante en ella. En la fotografía el cielo parece apartarse para dar cabida a lo que naturaleza y actividad humana supieron combinar en aquel rincón africano de una forma que, aún hoy en que la mundialización parece acabar con cualquier particularidad, permanece viva y aparenta resistirse al único camino global que parece imponerse.

Comentarios

  1. Coincido, las fotos son estupendas. Y las notas, muy ilustrativas. Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
  2. En el fondo conocer es conocernos.saber , entendendernos y a la par crecer a través de las innumerables dudas que nos salen al paso... Y seguir pensando

    No sé escoger una sola imagen porque pienso en todo lo que hay detrás y me fascinan, el momento, el llegar, la partida, el don de la casualidad...infinidad de cosas más

    A veces para nosotros algo es íntimo y especial por el contexto en el que se da...[justo la foto que tomé antes de...mientras... La última, la primera.la...]
    Pero saber que para otros muchos lo es sin que hayan vivido eso hace que la magia de compartir y conectar se renueve.

    Yo respiro:
    1.libertad
    2.atemporalidad
    3.tránsito
    4.contemplar
    5.crear

    La 3 me fascina!

    Mi abrazo Alfonso

    ResponderEliminar
  3. Pablo, me encanta coincidir y que te acerques a mi casa.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  4. Athenea, yo si que no puedo escoger ni una sola parte de ese comentario tan maravilloso que me dejas. Me quedo con todo lo que afirmas y sugieres. Y me alegra mucho tu elección y tus descripciones/alientos.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Son fotos muy interesantes y que, efectivamente, saben transmitir mucho sobre su imagen a la vez que comunican el sentir del fotógrafo...

    Enorabuena, y gracias !

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Mark. es un placer poder transmitir y comunicar con palabra e imagen.

    Gracias de nuevo y saludos.

    ResponderEliminar
  7. Todas me gustan.
    Y como creo que te he dicho alguna vez, es porque no eres el turista fotógrafo que se dedica a fotografiar monumentos, sino que eres el fotógrafo que busca el arte al hacer la fotografía, buscas el alma y provocar las sensaciones del que la ve después. Eso no lo sabe hacer cualquiera... felicidades.
    Y si encima acompañas tus fotos con tus palabras, ya es "lo más de los más".
    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Estrella, ya sabes lo que me alegra tu cercanía y que sepas apreciar esto que ofrezco con auténtica ilusión por comunicarme.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  9. Felicitaciones por compartir con nosotros parte de tus viajes envidiables y esas magníficas fotos, además de ilustrarlas con textos. El maravilloso la comunicación, ya sea escrita, oral o gráfica como es éste caso. Un beso

    ResponderEliminar
  10. De todas las fotos publicadas, y que deduzco (o mejor, tu lo sugieres) te parecen buenas, veo que te gusta la simetría entre formas iguales y distintas, desde las montañas de la primera hasta la torre final. O eso me ha parecido a mí, o eso me has comunicado. Abrazoss, joven.

    ResponderEliminar
  11. Agueda, muchas gracias por tus felicitaciones y por acercarte a compartir con intensidad. Eso no tiene precio.

    Gracias de nuevo y saludos.

    ResponderEliminar
  12. Bueno, Blas, aunque es verdad que me gustan las elegidas, en realidad han sido las que más han gustado a los visitantes y eso quizá quiera decir que las simetrías también les dicen algo a ellos.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  13. Hola:
    Pues lo que percibo de tus fotos, de la selección que haces es diversidad, pluralidad, una huida de la "homogeneización" (vaya palabrita). Y eso es lo que más me gusta de la selección, ese viaje por el mundo buscando cosas particulares de cada pequeño mundo que contiene.
    Gracias por compartirlo. Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Gracias a ti, Celeste, por apreciar esa falta de "homogeneización". El cambio y la diferencia es lo que nos caracteriza, por mucho que se pretendan otros fines que no nos corresponden.

    Gracias de nuevo y saludos.

    ResponderEliminar
  15. "El dialogo del maestro y del discipulo aparece como una de las relaciones mas privilegiadas.

    Georges Gusdorf.

    Bonitas fotos, muy comunicativas y enriquecidas con tu texto.Las he disfrutado

    Un saludo alfonso

    ResponderEliminar
  16. Aurora, me alegra mucho tu participación en lo que ofrezco y he disfrutado mucho la cita que aportas.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  17. Por orden de "importancia" y por el factor humano, la primera en preferencias para mi es la de las monjas. Tres mujeres de cualquier tiempo, subiendo una empinada cuesta de un callejón si principio ni fin aparente. Dice tantas cosas y podría ilustrar tantas que sería mi preferida.
    Luego la casa de Sorolla por lo mismo. El toque humano de la "decoración" que vete a saber si la eligió el autor ó la criada. En cualquier caso, el contralúz si que lo has elegido tu y cuenta cosas de tu forma de ver ese interiorismo casi privado. Quizás en eso sea la que mas tiene de ti mismo, y eso la hace tan importante.
    Por cierto recuerda a la gente que no es necesario molestar con flashazos y selfis en las casas museo.
    Y quedan dos que chocan como trenes, aunque la tercera pone calma y orden. lo contrario precisamente de lo que se vive de noche en la famosa plaza de Marrakech.
    Me refiero a la naturaleza inmensa y sobrecogedora tal cual la creó dios ó ella misma. Y el escandalo de piedra y heavy metal del puente y el auto.
    Esta debi verla porque estuve, pero no, porque me hubierq impactado como a ti.
    Como la montaña en su soledad. No me extraña que fueran dedicadas a los dioses. Las sensaciones son divinas.
    Y para terminar, la última pero no necesariamente. Para mi es solo una buena combinacion de colores, formas y texturas de la naturaleza con una construcción humana.
    En cima dedicada a Dos y dicen que copiando la Giralda.
    Me encanta como compones trashumante. Y como lo cascas.

    ResponderEliminar
  18. No siendo una selección de autor, es muy curiosa esa dispersión que abarca distintos géneros fotográficos (paisaje, calle, arquitectura, interior...)
    Los comentarios denotan un sentido profundo de lo vivencial que acompaña a cada fotografía; es decir, que no son triviales instantáneas sino que tienen un mundo rico en emociones que las respalda. Enhorabuena.
    Me gustaría pasarme a ver las otras ¿Donde las tienes? ¿En flicker?

    ResponderEliminar
  19. (Carlos, disculpa, se me había pasado contestar tu comentario)

    Me ha encantado tu comentario, tan lleno de matices como de humor. Captas muy bien cómo voy con la cñamara por la vida y por los viajes, intentando reflejar lo que se aparece ante mí y poniendo algo de mí mismo.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  20. (Miguel, disculpa, se me había pasado contestar tu comentario)

    Sí, es cierto, que no siendo una seleción mía sea tan variopinta. Quizá también los amigos agradecen la variedad.

    Y es verdad, y te agradezco que así lo señales, que intento participar de lo que llega al ojo y a la cámara y poner algo de mi mismo.

    El resto puedes verlo en Google+.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  21. Se te descubre el alma en cada fotografía, en cada línea con la que nos comentas tus experiencias de comunicador.. Te seguimos porque eres bueno en ello, sagaz, libre y porque relatas como los ángeles. A parte, un muy buen amigo. Gracias por todo..
    Teo.

    ResponderEliminar
  22. Viendo tus fotografía experimento la emoción pendular y contradictoria del pudor por hacer las mías y el estímulo de seguir intentándolo. Gracias, maestro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RECUERDOS DE COLORES

¿LUZ NATURAL?

Una de las particularidades de la especie humana es la pretensión de convertir la luz en iluminación. La oscuridad, de la que huimos, enmarca, gracias a nuestros manejos, unas ansias iluminadas de aquilatar los efluvios del sol que nos conducen por caminos simbólicos con pretensiones de practicidad que abren posibilidades infinitas de estar a cubierto. El deseo, nuestro deseo, queda enmarcado así en una maraña de rayos de color que aparentan ser capaces de reinventar la vida y de negar la muerte, una vocación que parece destino irrenunciable, como si hubiéramos sido elegidos por la estrella que nos ilumina para darle un sentido a sus llamaradas ciegas.

LUGAR