Ir al contenido principal

TRASHUMANTE ALFONSO INDEPENDIENTE BLANCO


No tengo que dar explicaciones y, junto a ello, me gusta explicar las cosas, los sucesos, las acciones, los pensamientos, las sensaciones. Además me gusta imaginar. Supongo que por todo ello me dedico a escribir.
Y en esto de la escritura estoy cuando me pongo ahora a explicar qué relación tienen mi avatar, supuestamente inventado, y mi nombre, supuestamente auténtico.
En esta plataforma que nos une no se nos obliga a contrastar los datos que proporcionamos públicamente con ningún dato oficial referido a nuestra persona. Desde el momento en que eso ocurre es igual que yo, como cualquiera, me denomine Trashumante Independiente o Alfonso Blanco Martín, a efectos de la real realidad. Tanto una apariencia como otra pueden ser perfectamente inventadas o supuestamente reales.
En cambio, lo que sí es real para el lector atento es el contenido de lo que aquí se publica, se copia o se difunde.
En mi caso todo lo que publico, tanto imágenes como textos como comentarios, son de mi autoría, sin pretender por ello que tengan ningún valor especial, pero aspirando con ello a encontrarme con personas cuyos nombres o avatares no sean el principal centro de atención, sino que también deseen expresarse, imaginar, compartir y, sobre todo, comunicarse.
Esa aspiración gratuita se cumple sin demasiado éxito puesto que la mayor parte de los que se enganchan a las redes sociales solo son aficionados a repetir lo que periódicos, páginas web, plataformas de video y otras entidades colectivas y personales proporcionan aunque hay una serie de casos, cuyo número es inmedible para mis posibilidades, en que se cumple en plenitud; una circunstancia que se convierte desde mi punto de vista en lo único que proporciona valor al asomarse aquí.
Mi timidez congénita se ve transformada en palabra e imagen. Mi rebeldía inelegible se ve representada en mi avatar. Mi realidad social se ve simbolizada en mi nombre y apellidos. Mi capacidad de imaginar y comunicarme se ve representada en Los Dioses en París (Ediciones Oblicuas).
Amigos, bienvenidos todos los que aquí ofrecéis algo de vosotros mismos, de lo que habéis recibido, o de lo que habéis elegido. Bienvenidos los que deseáis la comunicación del tipo que sea, independientemente de que vuestra foto, avatar o apelativo se acerque supuestamente a vuestra individualidad o represente una imaginación tan de agradecer en el mundo de la tecnología mimética.
Gracias y saludos para todos.

Comentarios

  1. A mí me fascina bucear por la blogosfera y más aún descubrir blogs que llenan de sensaciones las letras. No me importa si bajo un alias o nombre , no me importa si bajo su cara o el esbozo de un sueño...me importa esa esencia que te traslada al momento en el que decidiste seguir creyendo.
    Estar aquí es creer.

    Mi abrazo y ✴ gracias por tu luz ✴

    ResponderEliminar
  2. Sí, Athenea, buscar la esencia, como tú haces, con toda sencillez.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  3. Siempre contigo: tus andares, sensaciones, tu imaginacion...

    Un saludo Alfonso.

    ResponderEliminar
  4. Aurora, me da mucho gusto tenerte cerca y que caminemos de alguna manera juntos.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Blas, de "feisbuc" a "gugel" y viceversa.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DÉCADA OMINOSA

Se denomina DÉCADA OMINOSA al periodo que va de 1823 a 1833 en España. En ella la restauración de Fernando VII terminó con la constitución de Cádiz y sus impulsos liberales y reformistas, de modernización de una España cada vez más alejada de la evolución política y social del resto de Europa. Es un período que culmina su afán decadente un siglo después con la terrible Guerra Civil y sus tremendas consecuencias.
Estamos terminando en este año triunfal, como diría Franco, la nueva década ominosa, esta vez no solo española sino europea. Entre 2008 y 2017 se ha vivido eso que se ha denominado CRISIS y que en Europa ha consistido, dejando aparte sus números amenazantes y manipuladores, en alejar el potencial igualitario de la democracia cediendo sus virtualidades a corporaciones económicas que imponen su falta de reglas y atajos globalizadores sobre el imperio de la ley de los estados que pretendió y casi logró, tras la Segunda Guerra Mundial, llevar la paz, estabilidad, acercamiento a la …

RECUERDOS DE COLORES

LUGAR