Ir al contenido principal

EL ASESINO




La rebeldía es mi signo. Ella me ha elegido desde que era un niño, lo supe sin saberlo cuando en un libro del colegio no comprendía que se ensalzara la patria y la bandera en relación con aquello tan terrible que yo imaginaba era la guerra.
Es una rebeldía tranquila y pacífica que no desea la ceguera ante el cambio que padece el conservadurismo ni la ceguera acerca de saber quiénes somos y fuimos que ostenta el progresismo.
Desde ella, desde mi rebeldía, reencontrarme con la obra rebelde de un artista rebelde es un auténtico gozo intelectual, sensorial e incluso erótico.
En 1927 Joan Miró afirmó que quería asesinar el arte. Su obra posterior a dicha afirmación confirmó y desarrolló que aquellas palabras no eran un desliz provocativo de un joven en los inicios de su explosión creativa, sino todo un programa a desarrollar en su pintura y en los objetos que él incorporó a ella y refundó como esculturas.
En la exposición del antiguo asesino del arte que actualmente se exhibe en Caixaforum de Madrid, el visitante puede casi palpar, rodeado literalmente por los objetos cultivados artística y anárquicamente por Miró, que alguien que desapareció hace más de treinta años continúa poseyendo la vitalidad de la rebeldía en su obra, esa obra tan frecuentemente despreciada con adjetivos fáciles como casual o infantil, como irrefrenablemente poética y cautivadoramente escatológica resulta en su colorido y falta de él, en su referencia literal a las cosas que forman el mundo y a su aspiración hacia las estrellas, en su discontinuidad continuista, en su llamada al signo, en su generosa revolución constante.
Y Miró, su obra, no se merece una exposición razonada de argumentos por mi parte, sino unas apasionadas hortalizas cubiertas de extrema gracia e iluminadas por la tenue luz estrellada que convierte lo que uno aprecia en galletas de mimbre, en colorida evocación de la crítica, en amasado de la tierra por quien la ama con cierta lujuria y espasmo cerúleo.
Una abeja asoma entre los signos haciéndose con los colores básicos que el maestro de la tierra y el cielo palpable nos ofrece a diario mientras quema su obra sin brasas de pasado. Sexo alegre y fileteado. Aperos que escarnecen las gubias. Gimoteo del pájaro que asoma en la luna. Miró, obra, luz, juguete, espejo y fragancia. Tiempo consútil. Risa.

Comentarios

  1. Un buen asesino rebelde fue Miro. Deberiamos aprender de el a traves de su obra.si todos fueramos asesinos rebeldes en otro mundo viviriamos

    Continua siendo rebelde

    Un saludo Alfonso

    ResponderEliminar
  2. Desde mi rebeldía y -un añadido- mi insatisfacción, saludo al Miró que nos presentas. Pero, cuidadín, con unir tu rebeldía a la aparente rebeldía de otros. La rebeldía es solitaria.
    Un abrazo, amigo 'tras...'.

    ResponderEliminar
  3. Sí, Mark, una rebeldía que sigue inspirando caminos de creatividad.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  4. Aurora, la obra de Miró sigue inspirándonos a toidos.

    Continuaremos con la rebeldía, no hay otra forma de onstruir un camino mejor.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Blas, por compartir la rebeldía y a Miró. Y gracias por el recordatorio; la rebledía es solitaria aunque pueden encontrarse diversas rebeldías y hacer que todo tenga la posibilidad de cambiar.

    Gracias de nuevo y saludos.

    ResponderEliminar
  6. Mientras se controle ó se sublime la rebeldía es positiva, pero cuando te machaca y no te deja expresarte con mesura hasta que controlas la calma, te destroza.
    A lo mejor es porque estoy viendo un telediario y no le puedo dar salida a lo que veo y oigo.

    ResponderEliminar
  7. Estoy contigo, a mi manera. Gracias. Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  8. La obras de Miró llegan al corazón de quien sabe mirar con sencillez toda la grandeza y la picaresca de sus maravillosas esculturas. Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Carlos, hay que dar salida a la rebeldía porque la realidad se empeña en ser conservadora sin razón o, en muchos casos, solo con razones económicas.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  10. Por supuesto, Pablo, a tu manera. Y añadir que hay mejores maneras y peores. Evidentemente la tuya es de las primeras.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  11. Agueda, es muy acertado y hermoso lo que comentas sobre la obra de Miró.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  12. Rebelion, si, contra algo que conocemos bien y denostamos.Rebelion, con aspiraciones, con planes de futuro.
    Miro se hizo libre con otros rebeldes.
    Saludos y gracias por esta Expo.

    ResponderEliminar
  13. Sí, Igoa, rebelión siempre porque el camino que queda por delante siempre es igual de largo para la libertad.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿LUZ NATURAL?

Una de las particularidades de la especie humana es la pretensión de convertir la luz en iluminación. La oscuridad, de la que huimos, enmarca, gracias a nuestros manejos, unas ansias iluminadas de aquilatar los efluvios del sol que nos conducen por caminos simbólicos con pretensiones de practicidad que abren posibilidades infinitas de estar a cubierto. El deseo, nuestro deseo, queda enmarcado así en una maraña de rayos de color que aparentan ser capaces de reinventar la vida y de negar la muerte, una vocación que parece destino irrenunciable, como si hubiéramos sido elegidos por la estrella que nos ilumina para darle un sentido a sus llamaradas ciegas.

LA RUEDA SIGUE GIRANDO

Uno cruza medio mundo porque la curiosidad forma parte de lo que uno es o desea ser, porque siempre sintió que su cuerpo, o lo que sea aquello que pueda definirlo a uno, contiene una inquietud infinita que parece poder ser colmada con el acercamiento a lo otro, a cualquier lo otro que le ha llamado a lo largo de su vida y que desea apurar a sabiendas de que sea imposible, de que nunca podrá ser colmado el deseo mientras la muerte se acerca irremisiblemente con su sonrisa amable y atractivamente temible.

En uno de esos lugares a los que uno se acerca por tantas sinrazones como posee la propia evolución del humano y su inquietud creativa o inane, se encuentra con que el sueño que soñó y le impulsó a moverse hacia la lejanía, es un sueño de cercanía que nada tiene que ver con el posible exotismo del lugar al que se desplaza.

El viajero ha tenido la fortuna de mover sus pasos curiosos por las lomas del británico Yorkshire en algún momento pasado de su existencia, de disfru…

AIRE

Desde la ventana de mi habitación contemplaba el París que todos identificamos, esa antigua asociación urbana de civilización, aspiración a la convivencia, algo de belleza racional y un toque de recuerdo de lo natural, todo ello aderezado por el paso del tiempo. Proust no andaba lejos, pero tampoco Monet, ni Gide, ni Van Gogh, ni Céline, ni incluso Ovidio.
Los ojos de hoy saben ver con más precisión difusa que los que se asomaban a aquella ventana, como si la imprecisión de la fotografía reflejara la intensidad del joven maduro que se asomaba a ella y que no le permitía abarcar, aunque sí sentir, todas las implicaciones de aquellas casas y aquel invierno urbano de una ciudad que fue centro del mundo, que lo pretendió, lo consiguió y lo olvidó sin desearlo.
En aquellos ojos había tanta vida que era capaz, sin aspirar a ello, de recuperar la inocencia de la infancia, la capacidad de crecer sin límite y la ceguera ante la muerte segura, invisible entonces.
El sentido del recuerdo eterno que…