Ir al contenido principal

PEQUEÑECES



Limpiar la propia expresión de tanto hueco que quiere dejarla vacía es una de las tareas más severas y estimulantes de quienes deseamos comunicarnos con la palabra.
***

***
El ojo no olvida.
***
Desde que la utopía, con su engañosa esperanza, no nos espera tras el horizonte, nos hemos convertido en hijos póstumos. Sabemos que nunca veremos colmada la ilusión de conocer a quien nos engendró.
***
Una sola caricia contiene en sí todo el deseo y la oferta generosa que el humano ha acumulado en su diversificada y dilatada historia de migraciones, destrucciones, ilusiones y creaciones.
***
El miedo es el rastro de ceniza que deja el anhelo de vivir.
***
Hay sueños irrealizables que nacen para hacerse realidad. Otros quedarán del lado de la muerte.

Comentarios

  1. Pequeñeces ... Lleva por titulo este post de quien escribe ... Grandes cosas .
    Una caricia atrapa multitud de esencias para aglitinarlas en un momento o conjunto de ellos ... Al igual que - algunos- sueños ... Un abrazo cargado de luz, gracias por compartir-t

    ResponderEliminar
  2. Athenea, te agradezco especialmente el comentario que dedicas a lo que ofrezco, lleno de luz, como una caricia.

    Gracias de nuevo y saludos.

    ResponderEliminar
  3. Las caricias son imprescindibles para la autoestima de todo el mundo, incluso para los animales. El miedo no avisa, nos atrapa..está en nosotros el superarlo...frases pequeñas, pero llenas de grandes sentimientos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Sí, Agueda, las caricias son un regalo que se convierte en imprescindible para la vida de cada uno.

    Me alegra mucho que te lleguen estas pequeñeces.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  5. -Sí, la expresión no es un buen amigo de la palabra, con ella nos engañamos y descubrimos nuestra torpeza.
    -El ojo no olvida, retiene.
    -La desenfrenada realidad nos atrapa más que nunca, nuestro destino es engañoso.
    -Una sola caricia sería capaz de cambiar el mundo.
    -Frente al anhelo de vivir, no existe el miedo.
    -Soñemos siempre, soñar no está reñido con vivir la realidad.

    Tus frases son puertas abiertas que me han sugerido estas otras y me he permitido presentártelas. Son focos de luz y encuentro armonía en unas y otras.

    Un saludo Alfonso.

    ResponderEliminar
  6. Aurora, me gusta mucho que hayas hecho tus propias versiones que se convierten en nuevas puertas abiertas hacia la luz y la armonía.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  7. Los suenos irrealizables se quedaran del lado de la muerte esperando la vuelta de nuestro espiritu.
    No tengamos prisa!
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. No, Igoa, sin prisa y sin pausa esperaremos que los sueños irrealizables se encarnen o reencarnen.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿LUZ NATURAL?

Una de las particularidades de la especie humana es la pretensión de convertir la luz en iluminación. La oscuridad, de la que huimos, enmarca, gracias a nuestros manejos, unas ansias iluminadas de aquilatar los efluvios del sol que nos conducen por caminos simbólicos con pretensiones de practicidad que abren posibilidades infinitas de estar a cubierto. El deseo, nuestro deseo, queda enmarcado así en una maraña de rayos de color que aparentan ser capaces de reinventar la vida y de negar la muerte, una vocación que parece destino irrenunciable, como si hubiéramos sido elegidos por la estrella que nos ilumina para darle un sentido a sus llamaradas ciegas.

LA RUEDA SIGUE GIRANDO

Uno cruza medio mundo porque la curiosidad forma parte de lo que uno es o desea ser, porque siempre sintió que su cuerpo, o lo que sea aquello que pueda definirlo a uno, contiene una inquietud infinita que parece poder ser colmada con el acercamiento a lo otro, a cualquier lo otro que le ha llamado a lo largo de su vida y que desea apurar a sabiendas de que sea imposible, de que nunca podrá ser colmado el deseo mientras la muerte se acerca irremisiblemente con su sonrisa amable y atractivamente temible.

En uno de esos lugares a los que uno se acerca por tantas sinrazones como posee la propia evolución del humano y su inquietud creativa o inane, se encuentra con que el sueño que soñó y le impulsó a moverse hacia la lejanía, es un sueño de cercanía que nada tiene que ver con el posible exotismo del lugar al que se desplaza.

El viajero ha tenido la fortuna de mover sus pasos curiosos por las lomas del británico Yorkshire en algún momento pasado de su existencia, de disfru…

AIRE

Desde la ventana de mi habitación contemplaba el París que todos identificamos, esa antigua asociación urbana de civilización, aspiración a la convivencia, algo de belleza racional y un toque de recuerdo de lo natural, todo ello aderezado por el paso del tiempo. Proust no andaba lejos, pero tampoco Monet, ni Gide, ni Van Gogh, ni Céline, ni incluso Ovidio.
Los ojos de hoy saben ver con más precisión difusa que los que se asomaban a aquella ventana, como si la imprecisión de la fotografía reflejara la intensidad del joven maduro que se asomaba a ella y que no le permitía abarcar, aunque sí sentir, todas las implicaciones de aquellas casas y aquel invierno urbano de una ciudad que fue centro del mundo, que lo pretendió, lo consiguió y lo olvidó sin desearlo.
En aquellos ojos había tanta vida que era capaz, sin aspirar a ello, de recuperar la inocencia de la infancia, la capacidad de crecer sin límite y la ceguera ante la muerte segura, invisible entonces.
El sentido del recuerdo eterno que…