Ir al contenido principal

LO QUE HAY O EL CAOS




El orden es uno de los azarosos estados del caos.
Los defensores de Loquehay pretenden plantear una disyuntiva para la que no existe elección: nosotros o el caos. Según ellos el caos es inelegible, nadie podría desearlo, y tienen razón puesto que el caos de Loquehay es imposible que nadie pueda desearlo o defenderlo salvo quienes sacan un partido económico directo o indirecto de sus prácticas.
El caos que los defensores de Loquehay plantean como no alternativa a sus prácticas, que ellos afirman gratuitamente estar apartadas del caos, es lo único que quienes no sacamos un partido económico directo o indirecto de Loquehay (al menos las tres cuartas partes de la población) podemos elegir. Y esto es así porque, en primer lugar, nosotros planteamos que entre nuestros objetivos vitales individuales y colectivos no se encuentra en primera posición la mayor ganancia económica posible a cualquier precio (nunca mejor dicha esta referencia al precio) y, en segundo lugar que pasa a ser el primero debido a lo expuesto, aspiramos a una organización política y económica que no solo favorezca a la mayor parte de la población sino que además sea capaz de incluir en sus propuestas a minorías de todo tipo y condición.
El caos al que nos han abocado los defensores de Loquehay tiene de bueno que no es alternativa al caos de lo que puede suceder si rechazamos entre todos Loquehay. El posible caos futuro podría ser el padre y la madre de una nueva organización social más favorecedora de la vida de todos, mejor estructurada y con tendencia a la inclusión en lugar de a la excluyente exclusión que el caos de Loquehay plantea como presente y futuro de todo aquel que no haya sido agraciado con la gracia de elegir Loquehay simplemente por el hecho de que pretenda mejorar la vida de la mayoría, no vivir plegado a lo que las corporaciones de Loquehay sostienen que hay que hacer para que todo siga igual, caóticamente estable para unos pocos y terriblemente inestable para la mayoría.
La apuesta que hago aquí por el caos de lo nuevo es la única alternativa posible al caos de quienes conforman Loquehay. Espero y deseo que muchos otros ciudadanos apuesten por un caos creativo que sea capaz de ordenar el caos actual de la tiranía disfrazada de libertad y sostenida por la inocencia de algunos ciudadanos utilizados por el caótico compromiso con Loquehay.

Comentarios

  1. Ese caos creativo como bien dices puede ser capaz, pero nunca sin voluntad. Y hay deasiadas voluntades comprometidas... Por desgracia. Poco a poco... Quizá. Un saludo de luz. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Lo que hace falta es que haya una política que no sólo vele por los intereses propios...No me gusta para nada el caos. Un besito

    ResponderEliminar
  3. Ni caos nuevo, pero tampoco el caos de Loquehay. Yo acabaría con el caos de Loquehay aplicando la más estricta legalidad, si al caos se le puede aplicar algún tipo de ley positiva, porque tal vez si se le puede aplicar alguna ley física. El nuevo caos soy reacia dado que estamos viendo cómo muchos de los nuevos caóticos pregonan muchos postulados que ni ellos mismos se creen, ni si saben si podrán llevar a la práctica.
    Resumiendo, como dice Águeda, no me gusta el caos.
    Un cordial saludo y alegra leerte.

    ResponderEliminar
  4. Sí, Athenes, quizá... Aunar voluntades y estar abierto al cambio puede conseguir que sigamos adelante. Veremos.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Claro, Agueda, el caos no es deseable, por eso hay que rechazar el caos en el que vivimos y que nos venden como un orden inevitable.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  6. Inma, parece que, como en el juego de la oca, solo podemos ir de caos a caos. Pero me parece que el caos de Loquehay, conocido y fracasado, es peor que el posible caos de lo nuevo, al menos eso abre puertas al necesario cambio para poder seguir adelante.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  7. Tu entrada la había leido ayer, pero no pude (desde el móvil) ponerte un comentario. Tengo que perfeccionar mis conocimientos.
    Te decía que, "en mi línea, no me apuntaré ni al Loquehay ni al Caos". Estoy más cercano a los 'yayoflautas', o eso creo o, quizás -SEGURO-, a mi "Libertalia".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Vamos, Blas, apúntate al caos futuro desde esas sufridas tierras camboyanas, seguro que extraordinarias, y que dejarán huella en ti.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  9. El problema es que el caos de Loquehay está acompañado de una tragedia humanitaria, solo necesitamos un gobierno que atienda esta tragedia y sea amigo y receptivo del empoderamiento y la disidencia de la ciudadanía…
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Eurotopia ¿dónde estará ese gobierno necesario al que te refieres? Quizá esté más cerca de lo que creemos gracias al poder que, entre todos, podríamos ejercer.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  11. No se si he comprendido bien tu propuesta, pero intentaré contestarte:
    Si existe un nuevo gobierno que nos aleje de este caos y su orden engañoso, a mi no me asusta un nuevo caos, pero un nuevo caos que se deje ver, para poder luchar todos contra él y así lograr un orden real y tan necesario para todos.
    Necesitamos de una política transparente y no tan sucia y mezquina como la que estamos viviendo hoy.
    Creo en el futuro, cada vez hay más partidos políticos que se ven obligados a dialogar. Pienso que terminaremos con las políticas autoritarias y creo en un futuro mejor.
    Un saludo tras

    ResponderEliminar
  12. Aurora, me encanta leerte porque veo en ti a alguien que está dispuesta a construir ese futuro mejor. Es lo que nos hace falta. El caos en el que estamos es terrible, sobre todo porque está disfrazado de orden. El futuro puede ser caótico pero, al menos, algunos plantean una alternativa a este supuesto orden nefasto en que vivimos.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  13. Aqui Shiva es el dios destructor...El mundo nuevo emerge del CAOS.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Igoa, dejo aquí una ofrenda a Shiva, un dios sabio sin duda puesto que emerge del caos.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  15. A veces creo que no los aguanto ni un segundo más. Y cuando escuché esa frase del caos es que me dio un puñetero asco. Es que todo lo que dicen me repugna.
    También apuesto por la creatividad, la imaginación que nos hace falta mucho de esto para no ver a esa gente envalentonarse más.

    Gracias por compartir estas magníficas reflexiones.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Sí Celeste, no hay quien lo aguante. Lo mejor que podemos hacer es seguir apostando por el cambio y la renovación.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DÉCADA OMINOSA

Se denomina DÉCADA OMINOSA al periodo que va de 1823 a 1833 en España. En ella la restauración de Fernando VII terminó con la constitución de Cádiz y sus impulsos liberales y reformistas, de modernización de una España cada vez más alejada de la evolución política y social del resto de Europa. Es un período que culmina su afán decadente un siglo después con la terrible Guerra Civil y sus tremendas consecuencias.
Estamos terminando en este año triunfal, como diría Franco, la nueva década ominosa, esta vez no solo española sino europea. Entre 2008 y 2017 se ha vivido eso que se ha denominado CRISIS y que en Europa ha consistido, dejando aparte sus números amenazantes y manipuladores, en alejar el potencial igualitario de la democracia cediendo sus virtualidades a corporaciones económicas que imponen su falta de reglas y atajos globalizadores sobre el imperio de la ley de los estados que pretendió y casi logró, tras la Segunda Guerra Mundial, llevar la paz, estabilidad, acercamiento a la …

RECUERDOS DE COLORES

LUGAR