Ir al contenido principal

SIN GÉNERO




 
¿Quién sabe más de la vida, el ángel o la esfinge? El ángel parece dominar la muerte, la esfinge parece olvidar que hay vida.
Ambos poseen sabiduría, conocen más de lo que expresan, ambos mienten. Y ¿por qué habrían de mentir? La respuesta es sencilla, porque no son ni masculinos ni femeninos, su existencia parece proclamar la falta de necesidad del otro, y eso los llena de una limitación nada creativa, parece convertirlos en ideales mientras no son ninguna otra cosa que falsedad.
Pero… hay mucha seducción en su falsedad, expresan lo imposible con una potencia humana que parece hablar de todo lo que nuestra mente es capaz de recrear sin ser capaz de crear, como hacen los sueños.
El ángel ejecuta la falta de acción divina. La esfinge plantea el enigma que nadie es capaz de solventar. Sin el uno y sin la otra seríamos más libres pero menos poderosos, menos capaces de seguir inventando mitos que son realidades y realidades que no son más que mitos.
Angel, esfinge, compañeros del transcurrir de lo que no se desea obvio. Nuestro agradecimiento a vuestra existencia solo puede estar teñido de la extraña materia aderezada de resquemor y luz que forma parte de nuestra presencia en el mundo. Os acogemos, soportamos y deseamos como expresión de algo que quizá podríamos ser y somos incapaces de realizar, de algo siempre por inventar y siempre residente en nuestras humanas raíces, las que nos alimentan con su laberíntica expansión hacia lo que desconocemos.
Tierra y mentira son sustentos de la muerte aparente. Ella no cree ni en ángeles ni en esfinges, pero es capaz de atisbar sus rostros a través de la neblina de nuestra imaginación.

Comentarios

  1. " Hay mucha seducción en su falsedad"

    Yo les imagino ... en esa neblina insomne, como seres capaces de hacer lo más complicado en nuestros días.. callar cuando ello te lleva a ganar pero entraña dificultad.
    ese silencio alienta el misterio y hace de ellos lo que los demás creen saber que son .. y eso a lo que ni se acercan en verdad.
    Somos rehenes de ese afán por catalogar, que hace que nuestra imaginación cuelgue etiquetas a cada paso y a través de ellas creamos conocer, sentir y hasta ver ... llamar por nombre, en tiempo y forma a quien no sabríamos qué decir.
    Una vez más disculpa mi divagar, quizás veo lo que creo o quiero.. y no lo que tú intentas trasladar.

    un saludo de luz en la o(b)scuridad

    ResponderEliminar
  2. Tras: buen post para meditar sobre lo que nos hablas.
    Ángel: o mensajero…Se cree que son seres espirituales, carentes de cuerpo. Sin embargo, dicen que pueden manifestarse de forma visible…pero si no tienen cuerpo..¿Cómo los ves?. Ya los egipcios y Caldeos nos mostraban su existencia. Sin inmortales y muy inteligentes….Lo que no entiendo es el porqué los ángeles son los protagonistas de la iconografía funeraria de los cementerios…¿son los custodios de los muertos y les anuncian la resurrección?
    Esfinge: Las esfinges eran símbolo de la realeza, ya que representaban la fuerza y el poder del león, y la vida después de la muerte, motivo por el que aparecen en muchas tumbas en forma de relieve. Eran considerados por los antiguos egipcios como los protectores místicos de los templos y moradas de los muertos. Y decían que ahuyentaban a los malos espíritus que vagaban por los cementerios. También representaban la vida después de la muerte…es decir ¿La resurrección?..

    Cuando estuve en Egipto (hace unos años) me impresionó la Gran Esfinge de Guiza “El vigilante” en El Cairo. También otras maravillosas como
    Creo que hay varias teorías sobre su explicación. Para los griegos : Apolodoro: decía que era un monstruo con rostro y busto de mujer, patas de león, cuerpo de perro, cola de dragón y alas de ave.
    También está la tradición de que no es un monstruo, sino la hija del rey Layo, a quien se le había confiado un secreto que sólo lo conocen los reyes de Tebas…Creo que sólo Edipo sabía el secreto porque le fue revelado en un sueño
    Un feliz verano.

    ResponderEliminar
  3. Ciertamente impera la razón en esta reflexión...en lo irrazonable de la resurrección bajo una lápida....

    Feliz Verano

    ResponderEliminar
  4. Athemea, tu divagar es muy interesante y hermoso: ellos pueden callar y nuestro afán de catalogar nos aleja de otras psibilidades llenas de maravillas.

    Sigue divagando y aportando todo eso que llevas contigo, yo te lo agradezco.

    Gracias de nuevo y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Agueda, complementas muy bien lo que ofrezco o planteo con todos esos datos que nos traen el pasado de tantas aportaciones, como ángeles y esfinges, que hemos hecho y que aún nos siguen interpelando.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  6. Mark, lo racional y lo irracional se mezclan en nuestra mente y en nuestra historia, seguramente ambas son el producto de las dos cosas.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  7. Sí, Blas, en su androginia reside parte de su misterio.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿LUZ NATURAL?

Una de las particularidades de la especie humana es la pretensión de convertir la luz en iluminación. La oscuridad, de la que huimos, enmarca, gracias a nuestros manejos, unas ansias iluminadas de aquilatar los efluvios del sol que nos conducen por caminos simbólicos con pretensiones de practicidad que abren posibilidades infinitas de estar a cubierto. El deseo, nuestro deseo, queda enmarcado así en una maraña de rayos de color que aparentan ser capaces de reinventar la vida y de negar la muerte, una vocación que parece destino irrenunciable, como si hubiéramos sido elegidos por la estrella que nos ilumina para darle un sentido a sus llamaradas ciegas.

LA RUEDA SIGUE GIRANDO

Uno cruza medio mundo porque la curiosidad forma parte de lo que uno es o desea ser, porque siempre sintió que su cuerpo, o lo que sea aquello que pueda definirlo a uno, contiene una inquietud infinita que parece poder ser colmada con el acercamiento a lo otro, a cualquier lo otro que le ha llamado a lo largo de su vida y que desea apurar a sabiendas de que sea imposible, de que nunca podrá ser colmado el deseo mientras la muerte se acerca irremisiblemente con su sonrisa amable y atractivamente temible.

En uno de esos lugares a los que uno se acerca por tantas sinrazones como posee la propia evolución del humano y su inquietud creativa o inane, se encuentra con que el sueño que soñó y le impulsó a moverse hacia la lejanía, es un sueño de cercanía que nada tiene que ver con el posible exotismo del lugar al que se desplaza.

El viajero ha tenido la fortuna de mover sus pasos curiosos por las lomas del británico Yorkshire en algún momento pasado de su existencia, de disfru…

AIRE

Desde la ventana de mi habitación contemplaba el París que todos identificamos, esa antigua asociación urbana de civilización, aspiración a la convivencia, algo de belleza racional y un toque de recuerdo de lo natural, todo ello aderezado por el paso del tiempo. Proust no andaba lejos, pero tampoco Monet, ni Gide, ni Van Gogh, ni Céline, ni incluso Ovidio.
Los ojos de hoy saben ver con más precisión difusa que los que se asomaban a aquella ventana, como si la imprecisión de la fotografía reflejara la intensidad del joven maduro que se asomaba a ella y que no le permitía abarcar, aunque sí sentir, todas las implicaciones de aquellas casas y aquel invierno urbano de una ciudad que fue centro del mundo, que lo pretendió, lo consiguió y lo olvidó sin desearlo.
En aquellos ojos había tanta vida que era capaz, sin aspirar a ello, de recuperar la inocencia de la infancia, la capacidad de crecer sin límite y la ceguera ante la muerte segura, invisible entonces.
El sentido del recuerdo eterno que…