Ir al contenido principal

Nueva presentación de LOS DIOSES EN PARÍS


Estáis todos invitados a la presentación de mi libro LOS DIOSES EN PARÍS en




Biblioteca .P. M. Ángel González. C/ Granja de Torrehermosa, 1. Madrid.
Metro: Campamento (línea 5). E.M.T.: 25, 36, 39, 65, 121, 131




Comentarios

  1. Suerte, amigo. ¿Qué tal vas con tu éxito?. ¿Lo sobrellevas?. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, Blas, lo sobrellevo. No sé qué hacer con los fans pero aprenderé...

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  3. Te deseo mucho exito Alfonso, tu libro se lo merece,lo he leido y me ha gustado mucho, por su sencillez y contenido,logras que los personajes te alcancen. Es una pena no poder ir, vivo en Valencia.

    Hay el destino!...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Aurora, te tendré presente ese día y me acordaré de tu apoyo.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Suerte para los aluchenos y madrilenos! Pero nosotros, tus amigos y "fans", estaremos contigo, estuvimos contigo, deberia decir...
    Y como hacer para leerlo? Lo has publicado en Internet?
    Eso de los dioses en Paris...Los french people te van a dar la Legion de Honor si se enteran.

    Gracias y saludos

    ResponderEliminar
  6. Igoa, te sentiré conmigo el próximo jueves.

    Me encantaría que lo leyeras. Se puede adquirir en Ediciones Oblicuas, en Casa del libro y en Amazon.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿LUZ NATURAL?

Una de las particularidades de la especie humana es la pretensión de convertir la luz en iluminación. La oscuridad, de la que huimos, enmarca, gracias a nuestros manejos, unas ansias iluminadas de aquilatar los efluvios del sol que nos conducen por caminos simbólicos con pretensiones de practicidad que abren posibilidades infinitas de estar a cubierto. El deseo, nuestro deseo, queda enmarcado así en una maraña de rayos de color que aparentan ser capaces de reinventar la vida y de negar la muerte, una vocación que parece destino irrenunciable, como si hubiéramos sido elegidos por la estrella que nos ilumina para darle un sentido a sus llamaradas ciegas.

PEQUEÑOS VIAJES A PIE I (en París)

LA RUEDA SIGUE GIRANDO

Uno cruza medio mundo porque la curiosidad forma parte de lo que uno es o desea ser, porque siempre sintió que su cuerpo, o lo que sea aquello que pueda definirlo a uno, contiene una inquietud infinita que parece poder ser colmada con el acercamiento a lo otro, a cualquier lo otro que le ha llamado a lo largo de su vida y que desea apurar a sabiendas de que sea imposible, de que nunca podrá ser colmado el deseo mientras la muerte se acerca irremisiblemente con su sonrisa amable y atractivamente temible.

En uno de esos lugares a los que uno se acerca por tantas sinrazones como posee la propia evolución del humano y su inquietud creativa o inane, se encuentra con que el sueño que soñó y le impulsó a moverse hacia la lejanía, es un sueño de cercanía que nada tiene que ver con el posible exotismo del lugar al que se desplaza.

El viajero ha tenido la fortuna de mover sus pasos curiosos por las lomas del británico Yorkshire en algún momento pasado de su existencia, de disfru…